Deportes

Mundial Sorpresivo en Rusia

Resultado de imagen de cartel oficial del Mundial de Fútbol de Rusia

Por Jairo Máximo

Madrid, España ― (Blog do Pícaro) ― Después de acompañar in situ el XX Mundial de fútbol Brasil-2014, todo hacía pensar que la  XXI edición del torneo, que se disputaría en Rusia, en 2018, no iba a ser tan traumático para los rusos como el de Brasil lo fue para los brasileños.

Albergar el opio del pueblo salió demasiado caro para la sociedad brasileña. Los efectos colaterales de aquella hedónica aventura aún perviven en el seno de la nación. Las heridas van a tardar en cicatrizar. La humillante goleada (1-7) ante Alemania resultó ser la guinda. Abrió la caja de pandora de la corrupción en el país; tanto en medio del campo como en la zaga derecha e izquierda.

Resultado de imagen de cartel de pelicula Desde Rusia con amor

Cartel de la película Desde Rusia con amor (1963), dirigida por Terence Young.

Desde Rusia con amor. El Mundial de fútbol Rusia-2018, mestizo y seductor, visto desde el sillón de casa, fue sorpresivo. Irreprochable. Futbolísticamente, una maravilla. Artísticamente, tatuadísimos. Físicamente, estilizados y bien peinados. Informativamente, cero a la izquierda. Aparentemente Rusia no existió. El torneo contó con la participación de 32 selecciones que disputaron 64 partidos. Evidenció que la superioridad aplastante de unos pocos ante otros forma parte del pasado. Alemania, Argentina, Brasil, España, Francia, Holanda, Inglaterra, Italia o Uruguay, no imponen más aquél miedo y desasosiego al rival en el terreno de juego. Los emergentes ―bien entrenados― de ahora son Bélgica, Croacia, Nigeria, Japón, Suecia, Islandia. La técnica está globalizada y la igualdad rige entre todos. En Rusia, alzaron la Copa del Mundo Los Blues, de la mestiza Francia, entrenada por Didier Deschamps, la segunda selección más joven del campeonato, solo superada por Las Águilas, de Nigeria. Pero también podrían haberla alzado Los Ardientes, de la pequeña Croacia, el país de las mil islas, de Luka Modrić ―elegido mejor jugador del torneo―; o aún Los Diablos Rojos, de Bélgica, un mosaico de identidades, bajo las órdenes del entrenador español Roberto Martínez, con Thibaut Courtois ─elegido mejor portero─, y Romelu Lukaku, como falso 9. Igualmente podrían haber alzado la Copa del Mundo Los Tres Leones, de Inglaterra. El inglés Harry Kane fue el “pichichi” del Mundial, con seis goles en seis partidos.

Balón fuera. Según la predicción del diario español El País los equipos llamados a ganar el Mundial de Rusia eran Brasil, Alemania, España y Portugal. No acertaron ni una. Los metadatos engañan. “Hemos usado datos de más de 32.000 partidos, 150 selecciones, 350 clubes y 800 jugadores”, explicó el diario.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Grafiti encontrado en Madrid / Foto: Jairo Máximo

Control antidopaje. Todos los jugadores participantes del torneo han pasado por control antidopaje pos juego y en días de juego. Desde enero pasado se realizaron 2.037 test. Sólo tres de ellos son sospechosos. Sin embargo, el amoníaco que los anfitriones inhalaron en público, la FIFA no lo contempla como droga. Según el entrenador ruso, Stanislav Cherchésov, sus hombres utilizan esta substancia para conseguir un mayor rendimiento en el campo. “Como todo mundo”, justifica.

Veo. Veo. La implantación del videoarbitraje (VAR) en el Mundial de Rusia es la evidencia de que la modernidad ha llegado al campo de juego. Eran 35 cámaras instaladas en cada uno de los 12 estadios. Cuando el VAR pillaba una pena máxima, al momento era cuestionado. Cuando era a favor, idolatrado. Tirarse en la piscina, como tan mal lo hace el brasileño Neymar, o propinar violentos codazos, con nocturnidad y alevosía, como tan bien lo hace el español Sergio Ramos, ya no cuela. A partir de ahora es tarjeta roja y meme seguro. El VAR te ve desde Rusia.

Gestos que cantan. Avistar los japoneses ―una vez más―limpiando la basura de los estadios finalizado los juegos de su selección es reconfortante. En Brasil dieron el cante en la grada con este ejemplar gesto. En Rusia, antes de abandonar la competición ellos limpiaron sus vestuarios, y dejaron una nota, escrito en ruso,  agradeciendo la hospitalidad del pueblo local, acompañado de diversos origami* de regalos. Este saber estar de los nipones es de agradecer. El ejemplo debería cundir en las selecciones participantes en el futuro.Resultado de imagen de Vladímir Putin pop-art retratoLa soledad de Putin. Divisar la soledad del expansionista presidente Vladímir Putin, en el palco de honor en la abertura oficial del torneo, es una imagen significativa. Ningún mandatario quiso dar a la cara o sentarse a su lado. Por deferencia diplomática, en la gran final en Moscú, le acompañaron Kolinda Grabar-Kitarović, presidenta de Croacia; Emmanuel Macron, presidente de Francia, y Gianni Infantino, presidente de la FIFA.  “Todos nos hemos enamorado de este país”, declaró Infantino. “Agradecemos los millones de buenas palabras sobre Rusia y nuestro pueblo. Estamos contentos de que los aficionados hayan visto todo con sus propios ojos y que hayan desaparecido mitos y prejuicios”, afirmó Putin, durante un acto en el Teatro Bolshói, en la víspera de la gran final.

Piquitos de oro. Hay que agradecer a Mediaset la emisión en abierto de todos los partidos del torneo. Lo duro es tener que soportar a sus comentaristas partidistas, que actúan como empresarios futbolísticos. La pelota rodando en el campo y ellos por los cerros de Úbeda. Igualmente fue cansina la publicidad abusiva de los programas de la cadena durante los partidos. La serie La Verdad fue un caso particular. Anunciar, anunciar, y no emitir sin avisar. La final disputada entre Francia y Croacia se convirtió en el encuentro entre selecciones más visto en España desde la final del Mundial de Brasil en 2014.

Patrios. Antes de España ser eliminada en octavos ante Rusia, considerada el rival más débil del torneo según el ranking FIFA, diversos periodistas españoles daban por sentado que La Roja, la selección del “tiquitaca”, estaría en la final en Moscú. Subestimaron las consecuencias de la dimisión fulminante del entrenador Julen Lopetegui ─horas antes de empezar la competición─, y la consiguiente intentona de rebelión llevada a cabo por algunos jugadores, que tuvo que ser sofocada en la intimidad del vestuario. Lo mismo ha pasado con la brasileña Canarinha, que aterrizó en Rusia posando como campeona, a no va más, sin haber disputado ninguno partido. Tener las dos perlas más caras del mundo, Neymar y Coutinho, no garantiza la victoria. Pobres ilusos; no lusos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Grafiti encontrado en São Paulo durante el Mundial de fútbol Brasil-2014. / Foto: Jairo Máximo

Pase de la muerte. Para que Brasil sueñe en ganar el Mundial de fútbol Qatar-2022, Tite ─su entrenador─ debería experimentar en sus hombres la fórmula mágica: Menos mi-mi, menos peluquero + psicólogos = Goleada de Brazil. También, enseñar a respetar el protocolo. Cantando el himno nacional brasileño fuera del tiempo estipulado no se gana la Copa del Mundo. Ni en Brasil ni en Rusia. En el duelo contra México la organización del evento abortó esta indisciplina nacionalista, y puso a todo meter el himno nacional mexicano, en su tiempo.

Campeón del meme. Ver a Neymar llorando a cántaros, después de que Brasil ganara con dificultad a la selección de Costa Rica, en la fase de clasificación, era un mal presagio nacional globalizado. Mucho llanto y poco fútbol. “He venido aquí para ganar, no para otra cosa”, declaró Neymar, a pie de campo, pos juego. A continuación, en cuartos de final, Los Diablos Rojos ganaron, sin esfuerzo, a la Canarinha. Tirarse a la piscina o salir dando volteretas despeina a cualquiera. Qué lo digan los toiss ─peluqueros, estilistas, especialistas en juegos de azar, músicos─, a servicio de Neymar.

Otro meme. Neymar da Silva Santos Júnior (1992, Mogi das Cruzes, São Paulo) acaba de grabar un spot publicitario de autoayuda ―y ganar una pasta gansa con él― para intentar mejorar su imagen tras las críticas que recibió por su actuación en el Mundial de Rusia. En el spot ―artificial con tintes evangélico―, el niño mimado se redime de sus pecados y pide ayuda al pueblo brasileño. “Sin duda, muchas veces exagero. (…) Usted puede continuar tirándome piedras o puede tirar esas piedras fuera, y ayudarme a poner de pie. Cuando me pongo de pie, colega, todo Brasil se levanta conmigo” ¡Qué jeta tienes, paisano!

La revista alemana Der Spiegel consideró el spot publicitario “patético” por intentar transformar al futbolista en una víctima.  Al mismo tiempo, Neymar no aparece en la lista de los 10 mejores futbolistas de la temporada 2017-2018, candidatos al premio The Best. A lo mejor se equivoca de deporte. Debería intentar hacer pareja con el japonés The Best, Yuzuru Hanyu, campeón mundial de patinaje artístico sobre hielo. El Mundial de Rusia era para que Neymar saliera a hombros, sin embargo, salió tocado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aficionados brasileños “sujetan” Neymar en la apertura del Mundial de fútbol Brasil-2014, en São Paulo. / Foto: Jairo Máximo

Sangre nuevo. Las nuevas estrellas en el firmamento futbolístico actual son el niño prodigio francés Kylian Mbappé, los belgas Thibaut Courtois, Eden Hazard y Romelu Lukaku, el inglés Harry Kane, el iraní Mohamed Salah, el croata Luka Modrić, el francés Antoine Griezmann, el francés de ascendencia angoleña Blaise Matuidi, y otras.

Hacienda somos todos. El egocéntrico portugués Cristiano Ronaldo y el argentino Leo Messi, van perdiendo fuelle en el terreno de juego. La edad no perdona. Sus problemas con la Hacienda y Justicia son dolorosos. Defraudaron, se declararon culpables y pactaron el pago de multas millonarias a la Hacienda española. Por supuesto que no están solos. En la selección de defraudadores internacionales figuran: James Rodríguez, Falcao, Di María, Alexis Sánchez, Dani Alves, Modrić y Mascherano. Messi y CR7 han sido condenados a 2 años de cárcel, que no han cumplido. Si la sentencia judicial hubiera sido de 2 años y un día, otro cantar sería. Estarían ambos, quizás, organizando el World Cup de la Cárcel, España-2018.

Imagen relacionada

Rumbo a Qatar-2022: Fue sorprendente ver a centenares de mujeres iranís acudir a los estadios rusos para animar a su selección. Esperamos que en el Mundial de fútbol Qatar-2022, encontremos más mujeres, en particular árabes. ●

Resultado de imagen de imagenes de origami

*Origami – Arte que consiste en el plegado de papel sin usar tijeras ni pegamento para obtener figuras de formas variadas, muchas de las cuales podrían considerarse como esculturas de papel.

Nota del autor: Artículo publicado en el MegacínACPE.

Anuncios
Estándar
Deportes

MEDALLAS DE OROPEL EN RÍO2016

Por Jairo Máximo

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  “La cuestión no es que miras, sino como miras y si ves” H. D. Thoreau

MADRID, España ― (Blogdopícaro) ― Coincidentemente, tanto en el idioma español como en el portugués, la palabra oropel significa “lámina de latón, muy batida y adelgazada que imita al oro”.

Cuando en septiembre pasado, publiqué en español el artículo Oro COI Oropel Brasil, subrayando que la recién clausurada XXXI Olimpiada de la era moderna, celebrada en Río de Janeiro, ya contaba con un sinfín de inauditas historias que pasarían para la posteridad, tanto para bien como para mal, jamás imaginé que el oropel también podría estar camuflado en las mismísimas medallas destinadas a los medallistas.

Diversas medallas conquistadas por los deportistas en las competiciones de Río-2016 están descascarillándose, mucho antes de cumplir los cien días de vida. Algunos de los privilegiados medallistas ya han denunciado esa anomalía ―nunca antes vista― en su condecoración.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿LA CULPA ES DEL ATLETA?

Pero, como si se tratara de una afronta a la inteligencia de los brasileños y de la comunidad olímpica, el Comité Olímpico Río-2016, sostiene que lo que está ocurriendo es consecuencia del mal uso que hacen los deportistas con sus medallas. “Dejarlas caer al suelo o colgar tres medallas en el cuello de una sola vez. Eso crea una situación en la cual una se queda rozando a la otra, provocando así dicho daño”.

“Menos del 3% de las medallas concedidas (2.700) fueron devueltas”, informa el Comité Olímpico Río-2016. ¿Maldito legado?

Entre la cascada de comentarios que aparecieron en los medios brasileños relacionados a esta noticia, uno de ellos me llamó a la atención por su mordacidad. A saber: “La piscina se quedó de color verde, la culpa es de los atletas, que mearon en ella; el atleta es atracado, la culpa es del atleta, que se ha ido a callejear en sitios donde se atraca; el equipo del atleta fue robado, la culpa es del atleta, que se descuidó; la medalla se descascarilló, la culpa es del atleta, que hizo mal uso de la misma. Esos atletas son todos unos chulos y saboteadores”·

Sí en menos de 100 días después de la Olimpiada Río-2016, hay medallas descascarillándose, ¿será que en un futuro cercano asistiremos a una  retirada total de las medallas para su reparación?

¡Al loro medallistas olímpicos y paraolímpicos de todas las latitudes!

Olvídense de morder su medalla, al estilo del tenista español Rafa Nadal. Nunca las  saquen brillo de cara a las visitas. Puede descascarillarse. Manténganlas fuera del alcance y vista de los niños. Es medalla de oropel de pura cepa, made in Brazil.●

Artículo publicado en ACPE

Estándar
Deportes

ORO COI OROPEL BRASIL

por Jairo Máximo

Resultado de imagen de imagem oficial encendido tocha olimpica en olimpa, grecia

Ritual del encendido de la antorcha olímpica, en el Templo de Hera, en la Antigua Olimpia. / Foto: Comité Olímpico Griego.

MADRID, España ― (Blogdopícaro) ― La XXXI Olimpiada de la era moderna, celebrada en Río de Janeiro, Brasil, la primera en América del Sur, cuenta con un sinfín de inauditas historias que pasaran para la posteridad; tanto para bien como para mal. La Olimpiada nació acompañada del mito de la tregua guerrera en Olimpia, ciudad de la antigua Grecia, en Peloponeso, región de Grecia occidental, lugar de celebración de los juegos de la antiguedad.

Los Juegos Olímpicos han tardado 28 ediciones, sin sumar las 2 suspendidas por la Guerra Mundial, para llegar a Suramérica. Más de 6.000 deportistas de 207 delegaciones compitieron en alguno de los 306 eventos programados. Estaban en juego 918 medallas, divididas entre 42 disciplinas de 28 deportes.

En la Villa Olímpica se congregaron casi 12.000 personas, entre deportistas, técnicos y familiares. Al finalizar el evento, 78 países conquistaron medallas. Estados Unidos, con 121 medallas (46 oros, 37 platas y 38 bronces) quedó en el primer puesto de la clasificación final. Reino Unido, con 67 medallas (27 oros, 23 platas y 17 bronces) quedó en segundo. Y China, con 70 medallas (26 oros, 18 platas y 26 bronces) conquistó la tercera plaza. El anfitrión, Brasil, ganó 19 medallas (7 oros, 6 platas y 6 bronces), y ocupó la 13ª posición del medallero.

De los 45 líderes mundiales esperados para la ceremonia inaugural, solo acudieron menos de dos decenas. 18. Arribaron a Río, François Hollande, por Francia; John Kerry, por EE UU; Joachim Gauck, por Alemania; Mauricio Macri, por Argentina. El emir Tamin Bin Hamad Al Thani, por Qatar. Ban Ki-moon, por la ONU. De las casas reales europeas, todas enviaron  sendos representantes. La belga, la danesa, la noruega, la holandesa, con excepción de la Casa Real española. Mariano Rajoy, el presidente de no Gobierno de España, tampoco acudió.

Más de 25 mil periodistas visitaron la capital carioca para cubrir la cita, bajo el lema Viva sua Paixão (Vive tu pasión). Alrededor de 1 millón de turistas, siendo 350 mil extranjeros, visitaron la “Ciudad maravillosa”. Días antes de la ceremonia inaugural del torneo, el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach,  advertía: “Serán unos Juegos Olímpicos atípicos”. Ciertamente así fue. ¡De película!

Resultado de imagen de fronton occidental del Partenón

Frontón occidental del Partenón: Nacimiento de Atenas (425-420 a. C.) / Foto: Guiadegrecia.com

MIELES DEL ÉXITO

En la bella ceremonia inaugural de Río-2016, que no se realizó en el estadio Olímpico, como reza el protocolo, oímos los abucheos dirigidos al entonces presidente brasileño en funciones, Michel Temer. Vislumbramos el nacimiento de la delegación de Refugiados, bajo la bandera del COI, con atletas oriundos de Etiopía, Siria, Sudán del Sur y República Democrática del Congo, abanderado por la nadadora siria Yusra Mardini, que huyó de la guerra y salvó los náufragos de su patera. Actualmente, Mardini reside en Alemania. Vimos al abanderado de Tonga desfilar con el torso desnudo y embadurnado con aceite.

File:Bolt se aposenta com medalha de ouro no 4 x 100 metros 1039119-19.08.2016 frz-9613.jpg

El jamaicano Usain Bolt conquistó su noveno oro en unos Juegos. / Foto: Fernando Frazão (Agencia Brasil)

Presenciamos emocionantes enfrentamientos en muchas disciplinas deportivas, inclusive distintos uniformes, en el mismo deporte. Conocimos a los nuevos plusmarquistas. Contemplamos al jamaicano Usain Bolt, conquistar su noveno oro en unos Juegos. “Soy invencible. Soy inmortal”, declaró el atleta. Admiramos al estadounidense Michael Phelps, que se despidió emocionado de los Juegos con seis medallas: cinco oros y una plata. “Gracias, Río de Janeiro”, manifestó el nadador. Nos maravillamos con la gimnasta estadounidense Simone Biles, que ganó cuatro oros, y se transformó en uno de los símbolos del éxito de la delegación norteamericana en Brasil. El equipo de baloncesto de EE UU también brilló. Ganó la tercera medalla oro consecutiva. ¡Una maravilla! Con u sin tatuajes.

Resultado de imagen de foto oficial Michael Phelps Usain Bolt en Río-2016

Michael Phelps se despedió emocionado de los Juegos Olímpicos de Río.

Supimos de la distribución de 42 preservativos por deportista, así como la utilización de una aplicación para ligar. Nos asombramos con la metamorfosis de la piscina olímpica, del color azul a lo verde cloaca.

Resultado de imagen de Imagen de la nadadora siria Mardini en Río-2016

La nadadora siria Yusra Mardini es la encarnación del espíritu olímpico.

Notamos que las gradas del estadio Olímpico, con capacidad para 60 mil personas, estaban vacías, semejante a lo ocurrido en Londres-2012, Pekín-2008, Atenas-2004. Estuvimos al tanto de la venta anticipada de casi la totalidad de las entradas, adquiridas por compradores que no acudieron a las competiciones. Que una red clandestina de venta de entradas procedía del seno de la familia olímpica. Asientos que tenían el precio oficial de 400 euros llegaban a venderse por 7.000 euros. Asimismo, que los recintos controlados por el COI solo aceptaban pago con tarjeta Visa. Oro para el COI.

Resultado de imagen de foto oficial Simone Biles en Río-2016

La gimnasta Simone Biles es uno de los símbolos del éxito de la delegación norteamericana.

SALTAR A LA TORERA

Aunque el reglamento del COI veta manifestaciones de carácter  ―político, comercial o religioso―, las hubo. Vimos al corredor etíope Feyisa Lilesa, ganador de la medalla de plata en el maratón, denunciar con un gesto, la grave situación de su grupo étnico ―los oromo― el más numeroso de Etiopía, que lucha por preservar sus tierras. “El gobierno etíope está matando a mi gente”. Observamos pancartas políticas en las gradas ―Fuera Temer; Fuera Dilma―, y símbolo religioso evangélico en el césped ―Jesús 100%―, que Neymar, el capitán de la selección brasileña de fútbol que conquistó el oro por los pelos, lució en la cabeza. A la postre, admiramos el gesto de la italiana Elisa Di Francisca, plata en esgrima, que exhibió la bandera de la Unión Europea para homenajear a las víctimas del terrorismo. “No dejemos que gane el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés), su objetivo es que nos encerremos y no salgamos de casa”. Habitualmente, los deportistas de élite, son lentos a la hora de adoptar posiciones públicas.

Resultado de imagen de fotos oficial de Feyisa Lilesa en Rio-2016

El polémico gesto del corredor etíope Feyisa Lilesa en una foto de la agencia France Press.

Asistimos el enfado y llanto del campeón olímpico francés, Renaud Lavillenie, favorito al oro en salto con pértiga, tras ser abucheado por los brasileños durante la prueba. “Eso es para el fútbol; no es para el atletismo”. El presidente del COI, Bach, también reprochó la actitud del público: “Es chocante que la multitud abuchee a Lavillenie en el podio. Inaceptable en los Juegos Olímpicos”, declaró.

Fue sorprendente saber que de los 460 deportistas de la delegación brasileña, 145 eran militares, mayoritariamente de pacotilla. Al recibir sus medallas hacían el saludo militar mientras recibían una ovación cerrada de la afición. Los militares ganaron casi el 70% de las 19 medallas conquistadas por Brasil. El protagonismo de las Fuerzas Armadas señala las carencias del país para sostener a sus atletas.

Resultado de imagen de foto oficial de Elisa Di Francisca Río-2016

La italiana Elisa Di Francisca exhibió la bandera de la Unión Europa para homenajear a las víctimas del terrorismo.

Estuvimos al tanto del tufo a cloaca en los cuatro costados de la Villa Olímpica. Percibimos que la violencia urbana cotidiana de la ciudad de Río no fue noticia. El foco estaba direccionado a las estrellas olímpicas. Descubrimos con estupor el atraco ficticio inventado, después de una noche de juerga,  por el nadador estadounidense, Ryan Lochte, ganador de una medalla de oro. La Policía brasileña le acusa de falso testimonio. Su país le sancionó con 10 meses sin competir. Sus patrocinadores le abandonaron. Desde EE UU el ídolo nacional pidió excusas a todos los brasileños: I’m sorry  (Lo siento).

“SILENCE, PLIS”

A nadie en Brasil sorprendió que poco antes del inicio de los Juegos Olímpicos, la ciudad de Río de Janeiro fuera a bancarrota. El gobierno federal en funciones, con el ex vicepresidente Michel Temer a la cabeza (hoy presidente de Brasil de facto), tuvo que aportar in extremis dinero público para evitar que el evento deportivo fuera un rotundo fiasco internacional. Blindó la ciudad con decenas de miles de militares para garantizar la seguridad de los olímpicos y turistas. La esperada Olimpiada de la crisis era un hecho.

En la ceremonia de cierre los Juegos Olímpicos de Barcelona-92, el COI internacionalizó la frase: “Estos han sido los mejores Juegos de la historia”. En los de Río-2016, el presidente de la entidad, Bach, dijo con un matiz esencial: “Estos han sido unos Juegos maravillosos en la ciudad maravillosa.  La 1ª Olimpiada en América del Sur fue ejemplar, icónica”. A continuación, agradeció a los 35.000 voluntarios que trabajaron gratis los 16 días que duró el evento. Alrededor de 15.000 abandonaron sus cometidos por motivos de desorganización, restricciones políticas y groserías por parte de jefes de delegaciones extranjeras.

“Hacer los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro ha sido un gran desafío. Un desafío que ha sido  todo un éxito. Me siento orgulloso de mi país, de mi ciudad y de mi gente”, constató Arthur Nuzman, presidente del Comité organizador de Río-2016.

“Es momento de felicitar a la organización porque todo ha transcurrido con normalidad, garantizando siempre la seguridad de los atletas. Cabe también destacar la gran labor de los voluntarios que hicieron que todo fuera más fácil”, escribió en la prensa española el jugador de baloncesto Pau Gasol, que conquistó la medalla de bronce en el torneo. En un partido de grupo, entre Brasil y España, Gasol fue hostigado por la hinchada brasileña. “Gasol, a tomar por culo”. “Hijo de puta”. Su misiva pública sobre su temor a las consecuencias del virus zika, transmitido por el mosquito aedes aegypte, fue su espada de Damocles. El tenista Rafa Nadal, abanderado de España, fue abucheado igualmente durante sus partidos.

La coletilla ―Silence, plis―, se oía a menudo por megafonía en los recintos deportivos, revelando la falta de rito deportivo del público brasileño en determinadas disciplinas. A la par, la súplica inglesa ―I’m sorry―, fue la jerga más utilizada por los voluntarios para apaciguar los ánimos de las delegaciones, cuando estas se quejaban de los problemas de movilidad, logística, obras inconclusas, la tardanza de los jueces en puntuar determinadas competiciones, gradas vacías, etcétera.

Mientras tanto, aquí en España, RTVE, Teledeporte, El País, y otros medios de comunicación, insistían llamar el espectacular monumento Cristo Redentor, ubicado en el cerro del Corcovado,  como Cristo del Corcovado. En denominar “brasileño” siendo “carioca” (natural de Río). Que en Brasil se habla el inexistente idioma brasileño, y no el portugués. De la misma forma, TVE y Teledeporte, retransmitieron algunas finales esperadísimas, sin avisar al telespectador que eran en diferido.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Grafiti encontrado en São Paulo durante el Mundial de Fútbol Brasil-2014. / Foto: Jairo Máximo

 LA HISTORIA ILUMINA

Cuando en Zúrich, Suiza, en 2007, Brasil fue elegido por el gris Comité Ejecutivo de la FIFA, para ser sede del Mundial de Fútbol-2014, la economía nacional iba viento en popa. Eran tiempos de bonanza. En seguida, en 2009, en Copenhague, Dinamarca, fue la vez del poderoso COI ―organizador y juez de los Juegos Olímpicos― de anunciar la designación de Río de Janeiro como sede de los Juegos Olímpicos 2016, en detrimento de Chicago, Tokio y Madrid. En su momento, muchas voces críticas colocaron el grito en el cielo por este incomprensible triunfo.

El presidente de Brasil en aquellos momentos era Luiz Inácio Lula da Silva, la estrella del Partido de los Trabajadores, la agrupación de izquierda más grande y poderosa de Latinoamérica.  Y el gigante adormecido ―Brasil― era el no va más mundial, fruto de una eficaz campaña gubernamental subliminal: Brasil-maravilla. Incluso, en 2009, el mandatario brasileño fue nombrado “personaje del año”, por el periódico francés Le Monde y el español El País, y “protagonista de década” por el británico Financial Times.

Por entonces, Lula da Silva, presidente de Brasil (desde 2003 hasta 2010), sostenía que la crisis económica que empezó en Estados Unidos, en 2008, y azotó España, Portugal, Grecia, Italia e Irlanda, era uma marolinha (una ola diminuta) para Brasil. Con todo, la ola era un oleaje. Pasó factura. Generó una recesión económica sin precedentes, agravada por una grave crisis política, bajo el mandato presidencial de su cachorro sucesor, la recién destituida Dilma Rousseff (2011-2016). Vendieron pan para hoy hambre para mañana.

Hoy en día, el expresidente, sin aforamiento, disfruta de un annus horribilis en el abismo. Tiene un pie en la cárcel. Está acusado de varios delitos ―corrupción pasiva y activa, blanqueo de capitales, obstrucción a la Justicia―, entre otros. La Fiscalía de Brasil le acusa de ser el “comandante máximo” del esquema de corrupción en Petrobras.

No obstante, entre sudor y lágrimas, el “comandante” pregona: “Yo no sabía de nada”. “Soy la viva alma más honesta de Brasil”.  “A popularidad solo me gana Jesucristo”. “Prueben que soy corrupto e iré caminando a la comisaría de policía”.

¿Le nombrarán encarcelado del año o década?

Tras el Mundial de Fútbol Brasil-2014, señalados empresarios de altos vuelos y políticos de distintos partidos políticos, pasaron a ser investigados por la Fiscalía brasileña, sospechosos de participar activamente en turbios negocios relacionados con la cita futbolística. Idéntico caso es el de los Juegos Olímpicos de Río-2016. Los investigadores ya tienen identificados diversos plusmarquistas del fraude y la corrupción. Oropel para Brasil. Maratón perfecto: poder, corrupción y mentiras.

“Yo solo sé que no sé nada”, Sócrates, filósofo ateniense.

Resultado de imagen de mural Etnias de Cobra en Río

El mural Etnias – Todos Somos Um, de 3.000 metros cuadrados, pintado en el Puerto Maravilla, en Río de Janeiro, es obra del consagrado artista brasileño Eduardo Kobra. Foto /@InstawalkRio

RÍO-TOKIO CON ESCALAS

Los deportistas rusos ―que no fueron excluidos por la Agencia Mundial de Antidopaje de Río-2016 por consumir medicamentos prohibidos por el Código Antidopaje―, desembarcaron en Moscú, y fueron recibidos en el Gran Palacio del Kremlin por el presidente expansionista Vladimir Putin. Los 56 medallistas olímpicos ―18 oros, 18 platas, 19 bronces― han sido agraciados con lujosos coches. Si en la XXI edición del Mundial de Fútbol, Rusia-2018, gana el anfitrión, quizá Putin compre el Balón de Oro para todos los nacionales, incluso los de Crimea.

Al mismo tiempo, en Caracas, Venezuela, el presidente Nicolás Maduro, regaló una vivienda unifamiliar a cada uno de los deportistas participantes de los Juegos Río-2016. Y en España, los 44 deportistas que brillaron en el podio, fueron laureados con conmovedores homenajes en sus pueblos y ciudades natales. España, con 17 medallas ―7 oros, 4 platas y 6 bronces―, terminó en 14º lugar en la clasificación.

En la austera y festiva ceremonia carnavalesca de cierre del Río-2016, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, recogió el testigo de los Juegos Olímpicos, disfrazado de Súper Mario, el ícono japonés de los videojuegos. Los 28 deportes de Río-2016, serán 33 en Tokio-2020. Entran en competición el kárate, el surf, la escalada, el skateboard y el béisbol. La inclusión del kárate es una concesión al deporte de lucha más extendido del mundo, que cuenta con gran solera en Japón.

En el país del Sol Naciente, donde tradición, modernidad y eficiencia, imperan, la XXXII Olimpiada será una apuesta al futuro: energías renovables bajo el monte Fuji. Pueden desabrochar los cinturones. Fin de las turbulencias.

En tierra, Tokio-2020, Antigua Edo. ●

Artículo publicado en ACPE

Estándar
Deportes

LOS OJOS DEL MUNDO ESTABAN ALLÍ

 Por Jairo Máximo

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Graffiti político encontrado en las calles de Brasil / Foto: Jairo Máximo

“Ciertamente, cualquier asunto es capaz de entretener al pensamiento”
(Henry David Thoreau)

SÃO PAULO, BRASIL (Blogdopícaro) ― El reciente enlace global entre Fifa y Brasil, más conocido como 2014 Fifa World Cup Brazil, siempre dará mucho qué hablar, pensar y escribir. Los hechos son históricos. Hacía 64 años que Brasil no albergaba un Mundial de Fútbol y nunca había sufrido en su propio terreno una humillante goleada (1 – 7) y una dolorosa eliminación mundialista en casa.

Para conmemorar el enlace se organizaron 31 días de celebraciones con 64 partidos en 12 estadios construidos o restaurados especialmente para que se disputaran no más de siete partidos del torneo en cada uno de ellos.

Durante los partidos se contempló un fútbol exquisito y altamente competitivo transmitido al mundo con innovadoras tecnologías de última generación. Alrededor de 20.000 mil periodistas de más de 70 países cubrieron el evento.

Poco más de 200 canales de TV de los cinco continentes han retransmitido en directo el torneo con imágenes generadas exclusivamente por la Fifa. Se utilizaron 34 cámaras en cada partido, manejadas por casi 3.000 técnicos de 48 países. Se estima que alrededor de 3,6 billones de personas han visto al menos un minuto del Mundial de Fútbol. El primer Mundial transmitido en directo por televisión fue el de Argentina-1978.

En la gran final-2014, en el estadio de Maracaná, Río de Janeiro, durante el partido disputado entre Alemania y Argentina estuvieron presentes 2.500 periodistas y más de 74.000 mil espectadores. En las calles de la ciudad fueron desplegados 26.000 mil efectivos del orden público. El mayor dispositivo policial puesto en marcha en Brasil.

El pueblo brasileño es alegre y un buen anfitrión. Al contrario que su Policía Militar. El estado de ánimo del cuerpo dependía de las circunstancias. Sonrientes y diplomáticos en los estadios. Pero en las calles del país eran violentos  y malhumorados, por defecto de fábrica. Reprimían con saña a los manifestantes opositores al Mundial y atacaban a la prensa nacional e internacional allí presente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Exposición dedicada a los cinco Mundiales conquistado por Brasil / Foto: Jairo Máximo

La democracia brasileña es bipolar. A la vista está.

Los partidos del torneo discurrieron en doce ciudades-sedes del continental territorio brasileño que se vistieron de gala para la esperada ocasión. En unas más; y en otras menos. Exactamente 1.408 niños de 70 países participaron en el Programa Sueño de Crack y entraron en el campo de juego de la mano de los jugadores de las 32 selecciones participantes.El Mundial de Fútbol es una boda de conveniencia en la cual los intereses ocultos dela pareja hablan más alto. Enlazan lo bueno con lo agradable; hasta que la muerte les separe. Pase lo que pase.

Según el gobierno brasileño “más de un millón de turistas, de 203 países, visitaron Brasil durante el torneo”. Otros datos hablan de “600 mil turistas y  de grandes pérdidas económicas no declaradas”.

Admiradores de Neymar en la puerta del estadio Arena Corinthias, en São Paulo, durante la apertura del Mundia

Admiradores de Neymar durante la apertura del Mundial / Foto: Jairo Máximo

Cuando el XX Mundial llegó a su ecuador, el secretario general de la Fifa, Jérôme Valcke, y el ministro del Deporte de Brasil, Aldo Rabelo hicieron un idílico balance del desarrollo del evento durante una rueda de prensa celebrada en Río de Janeiro.

“Los partidos están siendo fantástico”, aseguró Valcke. “Suárez [el uruguayo mordedor] necesita tratamiento médico”, recomendó. “El Mundial transcurre en un ambiente de normalidad”, informó Rabelo. “No hubo ningún incidente grave”, añadió.

LO QUE HACE EL AMOR

En solo dos de los doce estadios en los que hubo partidos, la presidenta del Brasil, Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), hizo acto  de presencia: São Paulo y Río de Janeiro. En ambos recintos futbolísticos Dilma recibió un retumbante abucheo.

En la apertura oficial, en el estadio Arena Corinthias, en São Paulo, delante de 62.606 espectadores, 1.500 periodistas, del vice presidente brasileño, Michel Temer; del presidente de la Fifa, Joseph Blatter; del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon y de otras autoridades, la presidenta Dilma escuchó un malsonante: “Oiga, Dilma, vete a tomar por culo”. La hostilidad verbal empezó como un susurro y, de pronto, subió el tono hasta resonar en todo el estadio.

La Fifa también recibió un: “Oiga, Fifa, que te den por culo”.

En contra de lo previsto en estos actos protocolarios, la presidenta Dilma no hizo el obligatorio discurso oficial de apertura y su presencia en la tribuna de honor no fue anunciada por el maestro de ceremonia.

“No voy dejar que las ofensas verbales me afecten”, contestó la presidenta, quitando hierro al asunto.

Concluidos los festejos  y como rezaba el contrato universal firmado entre Brasil y la Fifa , el día 30 de octubre de 2007, en Zurich, Suiza, la Fifa recibió de dote de la familia brasileña montañas de dinero. Un pastón.

Brasil no conquistó la deseada Taza Jules Rimet, pero ganó retumbantes abucheos y muchísimas ofensas, que no estaban ni en las letras pequeñas del contrato que había firmado en Zurich. Un desastre.

Por cualquier resultado, por más pírrica que fuera la victoria, los ¿patrióticos jugadores? de la selección brasileña la canarinha lloraban como una magdalena. Y antes de iniciar los partidos que disputaban cantaban el himno nacional con fervor y lágrimas. Incluso saltaban a sabiendas el tiempo protocolario destinado al canto del himno y continuaban cantando y llorando en compañía de millares de brasileños, dentro y fuera de los estadios. Impresionante.

Sus lágrimas casi inundaron el Río Amazonas. Mientras tanto, los hinchas brasileños gritaban “el campeón volvió”, sin mirar la esencia del problema. Los canarinhos tienen mucha estética capilar ―véase Dani Alves y Neymar―y poca táctica futbolística ―el conjunto como un todo.

Los canarinhos solo sabían cantar y llorar.

“Tenemos que ganar y ganar. Vamos a ganar y a ganar”, repetía como un mantra el entrenador de la selección brasileña Luis Felipe Scolari, meses antes de la competición.

Al conquistar el cuarto puesto del torneo, los jugadores brasileños ganaron de regalo una prima económica digna de tirar cohetes: 22 millones de dólares.

Un pastón.

“Todos han estado perfectos. Ningún desliz. Es el resultado lo que nos afectó”, explicó Scolari.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Graffiti político encontrado en las calles de Brasil / Foto: Jairo Máximo

TATUADOS Y BIEN PAGADOS

Muchos de los jugadores —emergentes, tatuados y bien pagados— protagonistas activos de la fiesta, se quedaron eufóricos al concluir la competición. Metieron goles u dieron mordidas que al instante se convirtieron en muchos ceros a la derecha de sus nóminas. Uno de ellos es el uruguayo Luis Suárez, apodado de “bozal de oro”, que clavó sus prominentes dientes en el hombro izquierdo del italiano Giorgio Chiellini, contratado por el Barça, por unos 80 millones de euros. Un dinero que ruboriza a los indignados del mundo. Es la tercera vez que Suárez muerde a un rival durante un partido. Después de la célebre mordida, Suárez recibió una sanción de la Fifa: apartarse del Mundial al momento; pagar una multa de 82 mil euros; la prohibición de acercarse a los estadios de fútbol por cuatro meses y no jugar nueve partidos. Cuando la noticia saltó a la prensa, el presidente uruguayo, José Mujica, aseguró que la sanción a Suárez “es una agresión a nuestro pueblo”. La nota insólita de este hecho la dio un corredor de apuestas noruego, que predijo la mordida, y de paso, hizo caja. Otro pastón.

“En América Latina, la frontera entre el fútbol y la política es tan tenue que resulta casi imperceptible”, puntualizó el reportero y escritor polaco Ryszard Kapuściński  (1932 – 2007), en el magnífico reportaje La guerra del fútbol, escrito en 1969.

PUEBLO HOSPITALARIO

A lo largo del Mundial el pueblo brasileño demostró ser hospitalario. Por ejemplo, millares de argentinos que llegaron al país sin un duro para seguir el Mundial en las calles, atascaron los comedores sociales que ofrecen una substanciosa comida y cena a los pobres brasileños, por una módica cuantía de 30 céntimos de euros; acamparon donde les daba la gana la gana: la bella playa de Copacabana, en Río de Janeiro o en el deteriorado centro histórico de São Paulo. En virtud de la “invasión argentina” los Ayuntamientos de Río de Janeiro y São Paulo habilitaron a toda prisa grandes espacios municipales para que los argentinos y otros sudamericanos pudieran aparcar sus coches, ducharse y hacer sus clásicas barbacoas. Cortesía de la casa del Brasil.

Latinos acampados en el centro histórico de São Paulo

Latinos acampados en el centro histórico de São Paulo / Foto: Jairo Máximo

Por prevención, durante la celebración del Mundial, el Ministerio de Sanidad de Brasil distribuyó dos millones de condones.

¡Olé! ¿Qué nación da más?

Curiosamente, cuando el Mundial empezó a excitar a las masas, provocó un efecto colateral que inhibió las ganas de protestar y manifestarse de millones de brasileños.

¿Quedaron narcotizadas o escasos de viagra?

Lo que es el fútbol… Es más que el opio del pueblo.

UNA PAREJA DE ENSUEÑO

La celebración del XX Mundial de Fútbol de Brasil fue memorable. Era festiva, ingeniosa, artística y solidaria. Pero de pronto se transformaba en tensa, tumultuosa, violenta y desmadrada. Decenas de periodistas, fotógrafos y cámaras de TVs de diferentes nacionalidades fueron agredidos. Las truculentas imágenes de las agresiones captadas por diferentes dispositivos electrónicos hablan por sí solas.

En Río de Janeiro, en vísperas de la gran final, diecinueve brasileños fueron detenidos. Motivo: la Policía “suponía” que iban a cometer actos violentos. En São Paulo, días antes de la apertura oficial, el día 12 de junio, otros tantos manifestantes y sindicalistas fueron encarcelados, al mismo tiempo que se desarrollaba una salvaje huelga de metro en la ciudad, que paralizó la capital financiera del país y mantuvo en vilo a Brasil, la Fifa y el mundo.

Cuatro días después del comienzo del Mundial, el 16 de junio, la Policía Civil de Río de Janeiro, desmanteló una activa red mafiosa dedicada a la venta de entradas ilegales. En la operación once personas fueron encarceladas, entre ellas, el líder del grupo, el argelino naturalizado francés, Mohamadou Lamine Fofana y el británico Raymond Whelan, director de la empresa Match, el brazo derecho de la Fifa para negociar la venta de entradas.

Muchas de las entradas confiscadas en la operación eran las mismas distribuidas por la Fifa y por la poderosa Confederación Brasileña de Fútbol. Entre otras pertenencias confiscadas de los mafiosos había 25 entradas vips para la gran final al precio de 17 mil euros cada una. La banda era tan poderosa que incluso había intentado sobornar a toda una comisaría de Policía. La investigación se llevó a cabo sin la cooperación de la Fifa. En el paquete de negocios ilícitos de los mafiosos estaba también el trato de favor con más de 700 hoteles del país para emitir facturas falsas de las estancias en dichos hoteles u emitirlas al alza.

La “mafia padrón Fifa”, como se refieren a ella los brasileños indignados, operaban en los aposentos del refinado Hotel Copacabana Palace, en Río de Janeiro, donde se hospedaban. En este mismo hotel se alojaba una considerable delegación de la Fifa.

En contrapartida, la Policía brasileña realizó una operación a favor de la Fifa y apresó a 15 personas en posesión de toneladas de material que era vendido sin el permiso de la entidad. Camisetas, gorras, calcetines y llaveros estaban entre lo aprehendido.

“Desenmascarar a la Fifa es nuestro mayor legado”, escribió el periodista deportivo brasileño Juca Kfouri, el día 07 de junio pasado en el brasileño portal UOL.

Avenida Paulista -una de las millas de oro de Sáo Paulo- vestida de gala para el Mundial.

Avenida Paulista -una de las millas de oro de Sáo Paulo- vestida de gala para el Mundial / Foto: Jairo Máximo

 DEL SUEÑO A LA PESADILLA

Todo empezó en São Paulo, el día 12 de junio, con un soso show de apertura, seguido del partido inaugural entre el anfitrión Brasil y la selección de Croacia, en el estadio Arena Corinthias. Allí Brasil ganó su primer partido gracias al apoyo del árbitro japonés Yüichi Nishimura, y allí hizo su histórico primer gol del XX Mundial de Fútbol, pero… en su propia portería.

“Ninguno de los presentes al estadio o los 2,5 billones de personas que siguieron por TV el partido en el mundo vieron la pena máxima sentenciada por el árbitro japonés a favor de Brasil. Lo que hicieron fue ridículo”, declaró enfadado Niko Kovac, entrenador de la selección croata.

Y todo finalizó en Río de Janeiro, el día 13 de julio, con otro soso show  de cierre, seguido del partido entre Alemania y Argentina, en el estadio de Maracaná, donde ganó la selección alemana, que exhibió durante todo el torneo un innovador fútbol, bajo las órdenes del didáctico entrenador Joachim Löw. Con esta victoria, los bávaros conquistaron su tetra campeonato y dieron a Europa su primer Mundial de Fútbol conquistado en América. De premio ganaron la deseada Taza Jules Rimet y una considerable prima.

“Educación, salud y fútbol deben caminar juntos”, han dicho en Brasil, una y otra vez, los jugadores alemanes.

MANO DE SANTO

Al mismo tiempo que la selección canarinha se encerraba en la gélida Granja Comary, en Petrópolis, región montañosa del estado de Río de Janeiro, los alemanes se divertían en la calurosa Santa Cruz de Cabralia, en el estado de Bahía, en un complejo construido para ellos por empresas alemanas, que ha quedado de legado a la comunidad. Para adaptarse al calor invernal brasileño los alemanes no tenían aire acondicionado y se entrenaban al mediodía, bajo sol de 30ª grados a la sombra. Practicaban yoga y aprendieron a bailar con la tribu indígena Pataxós sus tradicionales ritos históricos. Al llegar al complejo residencial, en Santa Cruz de Cabralia, los alemanes encontraron en la entrada del recinto un adorno hecho con plumas, cortesía de los Pataxós, que decía así:

Apanhadores de sonhos (Atrapadores de sueños).  ¡Gol de Mario Götze!

Casualmente, los Pataxós y la selección alemana comparten los mismos colores de vestimenta.

Concluido el Mundial, el jugador argentino Lionel Messi fue distinguido por la Fifa con el trofeo Balón de Oro que se concede al mejor jugador. El alemán Manuel Neur se llevó el Guante de Oro que distingue al mejor portero de la competición, y el colombiano James Rodríguez conquistó la Bota de Oro que se otorga al máximo goleador del torneo.

Ah, Fifa, por cierto, ¿dónde está el holandés Robben? ¿Mareando al portero Casillas de la Roja de España?

EN MEDIO DEL CAMINO HABÍA UNA PIEDRA ALEMANA

Entre el deseo de millares de manifestantes de  decir “No” habrá Mundial” y la histeria de millones de brasileños de “El Mundial es nuestro, rumbo al hexa”, conducidos por el gobierno del PT, los medios de comunicación afines, los departamentos de marketing de las grandes empresas y las agencias de publicidad, había siete sorprendentes goles alemanes contra Brasil que nadie podía imaginar.

La cartesiana escena: Alemania 7 y Brasil 1, ocurrió en el estadio Mineirão, en Belo Horizonte, en 8 de julio, ante los ojos de 58.141 de espectadores en directo, y otros billones en el mundo. Por supuesto, la selección canarinha recibió muchos “olés” y fue abucheada y ofendida sin piedad.

No había ocurrido  nada similar en toda la historia del Mundial de Fútbol desde su creación, en 1930. Después de este desconcertante hecho, la Fifa y Brasil, se quedaron arrasados. La locomotora alemana avasalló Brasil. Un jeque mate al novio anfitrión. “Derrota humillante”, tituló la prensa brasileña a la mañana siguiente.

“Estoy muy triste por la derrota. Pero no podemos abatirnos”, publicó la presidenta Dilma en su cuenta de Twitter.

“Fin de línea para la selección brasileña y para el “hexa”, por paro de múltiples órganos”, escribió el periodista J.R. Guzzo, en el semanario brasileño Veja.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

“Terrorista es la Fifa” decían los manifestantes en Brasil horas antes de la apertura del Mundial / Foto: Jairo Máximo

TARJETA ROJA PARA LOS CRÍTICOS

Tres días después de la apertura del Mundial, el vicepresidente del PT, Alberto Cantalice, publicó en la web del partido una “lista negra” con los nombres de diversos periodistas críticos al gobierno de turno: el PT. Uno de los señalados, el periodista Demétrio Magnoli, columnista del diario brasileño Folha de São Paulo, contestó al vice presidente del PT en un artículo publicado en su columna del 28 junio pasado.

“La lista negra del macartismo brasileño salió a la luz el día 16 de junio, pero sólo ahora llegó al noticiario político de los grandes periódicos brasileños. Fue después de la divulgación de una protesta pública hecha por la respetada entidad internacional, Reporteros Sin Fronteras, el día 20 de junio pasado. (…) La lista negra del PT apareció después de que Lula da Silva atribuyera a los “medios” y a la “elite blanca” la culpa por la hostilidad de los aficionados a la presidenta Dilma en la apertura del Mundial en São Paulo. (…) Tengo dos recados al pequeño macartista del PT:

1) Su “lista negra” sólo incrimina a su propio partido;

2) La patria es de todos”.

Los radicales del PT intentan ocupar más espacios dentro del partido rescatando obsoletos proyectos como el control de la prensa. Nunca lo conseguirán. No aprenden.

“Nadie está libre de decir estupideces. Lo grave es decirlas con énfasis”, como antaño lo dijo el  filósofo francés Michel Montaigne (1533 -1592).

COTILLEO DE BODA GLOBAL

Vinieron como invitados vips al show las 32 mejores selecciones de fútbol del mundo. El camino no fue fácil. En las eliminatorias participaron 202 selecciones, divididas en seis zonas (África, Asia, Oceanía, Europa, América del Sur, además de América del Norte, Central y Caribe) que disputaron un total de 820 juegos.

Líderes de diferentes países viajaron hasta Brasil para disfrutar del XX Mundial de Fútbol. Michelle Bachelet, de Chile; Evo Morales, de Bolivia; Vladímir Putin, de Rusia; Ángela Merkel, de Alemania; Desiree Bouterse, de Surinam; Juan Manuel Santos, de Colombia; Tesis Amissah-Arthur, de Gana y otros tantos. No faltaron también las celebridades Rihanna, Mick Jagger, David Beckham, Shakira y el príncipe inglés Harry. En total 62 delegaciones diplomáticas visitaron Brasil.

El Papa Francisco no estuvo presente en el evento, pero envió un mensaje desde el Vaticano. “Deseo un buen Mundial y que el evento sea un momento de encuentro”.

Autobús de aficcionados argentinos aparcado en una céntrica calle de São Paulo

Autobús de aficionados argentinos aparcado en una céntrica calle de São Paulo / Foto: Jairo Máximo

Los seguidores japoneses que aquí llegaron han llamado a la atención al abrir los ojos de la audiencia y dar un ejemplo de civismo recogiendo sus desperdicios al finalizar los encuentros donde la selección de Japón jugaba.

El principal telediario del país, de la Red Globo de Televisión, dedicó, día tras día, casi 90% de su tiempo al fútbol.

Lula da Silva, ex presidente de Brasil, principal responsable por la campaña que hizo Brasil conquistara el derecho de ser sede del Mundial 2014, prefirió asistir a los partidos desde su casa, lejos de los focos. Y mira que los focos son su debilidad. Para Lula, los manifestantes en contra el Mundial son como “hijos rebeldes”.

La presidenta Dilma, que alardeaba antes del Mundial de que “Este va a ser el Mundial de los Mundiales”, no imaginaba que iba ser el Mundial de “la derrota de las derrotas”.

La Fifa puntuó la performance de Brasil con una nota de 9,25.

El Mundial de Sudáfrica-2010 recibió una puntuación de 9,00.

Rusia tomó el relevo y trabaja para concretar la 2018 Fifa World Cup.

Terminada la euforia y el fanatismo, los brasileños deben hacer un profundo análisis y evaluar cuáles fueron las ventajas para la economía y la imagen del país el haber albergado el XX Mundial de Fútbol. No todo es fiesta. No será sencillo.

Los ojos del mundo estaban aquí.

Reportaje publicado en Eurolatinnews   y ACPE

Estándar