Política

“Saldremos fortalecidos tras el escándalo Petrobras”

Por Jairo Máximo

Paulo Cesar de Oliveira Campos es embajador de Brasil en España desde 2009.

Paulo Cesar de Oliveira Campos es embajador de Brasil en España desde 2009.

MADRID – (Blogdopícaro) ― Durante el desayuno informativo organizado por ACPE (Asociación de Corresponsales de Prensa Extranjera) en España, el pasado abril, el embajador de la República Federativa de Brasil en España, Paulo César de Oliveira Campos, habló diplomáticamente de muchas cosas.

“Soy diplomático y quiero dejar algo mejor para el futuro”.

“Muy pronto me haré cargo de la embajada de Brasil en Francia”.

“Un país no se hace con hechos y sí con su historia”.

Paulo Cesar de Oliveira Campos (Río de Janeiro, 1952) es embajador de Brasil en España desde 2009. Ingresó en la carrera diplomática en 1976. Trabajó por méritos propios en las embajadas de Brasil en Washington (EE UU), Tokio (Japón) y Bonn (Alemania). De 1999 a 2002, fue cónsul general en Londres (Reino Unido).

En la invitación cursada para el desayuno con él se podía leer:

“Cien días después de su toma de posesión, la presidente brasileña Dilma Rousseff es centro de protestas que le han hecho perder popularidad y apoyo electoral”.

“Son muchos los temas de interés a los que el embajador de Brasil puede aportar luz y datos, desde la nueva configuración geopolítica de las Américas, hasta la conmoción socio económica del caso Petrobras”.

Con todo, el acto con el embajador prometía ser caliente, y la Petrobras la protagonista.  

LEJOS DE SU FIN

Pintada encontrada en Sāo Paulo, capital económica de Brasil, en septiembre de 2014. (Foto: Jairo Máximo/Blogdopícaro)

Pintada encontrada en Sāo Paulo, capital económica de Brasil, en septiembre de 2014. (Foto: Jairo Máximo/Blogdopícaro)

La operación policial Lava Jato (Lavacoches) se inició en marzo de 2014, con la detención de 24 personas. Se descubrió que en el seno de la petrolera estatal brasileña —Petrobras— estaba instalada la mayor trama de sobornos y blanqueo de capitales de Brasil. Entre 2004 y 2012 se desviaron de su cofre alrededor de 3.500 millones de euros —que pueden ser muchos más—, conforme avanzan las investigaciones. Los implicados son el gobernante Partido de los Trabajadores (PT) y otros siete partidos políticos aliados.

Entre los acusados, algunos ya encarcelados, están altos directivos de la estatal; empresarios constructores —miembros de un selecto club de 13 empresas, que se repartían los contratos y pactaban sobornos del 3% de cada operación—; el conocido cambista Alberto Youssef, además del todopoderoso João Vaccari Neto, [ex] tesorero estrella del PT hasta ayer, que cuenta con la “máxima confianza” de la exguerrillera presidente Rousseff, y del exsindicalista y expresidente Lula da Silva.

Consecuentemente, ella —Rousseff— está expuesta a este escándalo de corrupción, porque presidió el Consejo de Administración de Petrobras (como ministra de Energía, de 2003 a 2005), durante los dos mandatos de Lula da Silva (2003-2010).

Por sentido común —ambos— debían saber. ¿O no?

“Ninguno de nosotros vio ni siquiera una señal. (…) El Consejo de Administración de la petrolera estaba formado por gente muy cualificada, no era solo yo”, declaró Rousseff, a la agencia de información económica estadounidense Bloomberg.

Mientras, en 2007, el entonces presidente Lula da Silva, dijo: “La Petrobras es como la selección canarinha, un símbolo de Brasil en cualquier lugar del mundo”.

Tras el escándalo, la Petrobras perdió el 60% de su valor de mercado. Y, si quiebra, será la mayor bancarrota industrial de la historia. 

 CON DIPLOMACIA

El embajador brasileño Paulo Cesar de Oliveira Campos fotografiado durante el desayuno informativo promovido por la ACPE. (Foto: ACPE)

El embajador brasileño Paulo Cesar de Oliveira Campos fotografiado durante el desayuno informativo promovido por la ACPE. (Foto: ACPE)

En primero lugar, el embajador Paulo Cesar de Oliveira Campos fue presentado a la prensa presente —canadiense, china, española, francesa, mexicana, norteamericana, rusa, uruguaya, brasileña— con amables palabras proferidas por Ramón-Darío Molinary, presidente de ACPE.

Acto seguido, el embajador leyó un texto informativo donde alababa la política del gobierno brasileño y constataba las buenas relaciones entre Brasil y España.

“Desde 2013 España es el segundo inversor en Brasil, en cuanto que Brasil es el undécimo inversor en España”.

“150 médicos españoles participan del proyecto “Más Médicos” en Brasil.

Abierto el turno de preguntas, le preguntaron sobre las tensas relaciones entre Venezuela y España; las más que cordiales relaciones entre Brasil y Venezuela, y, sobre todo, la dimensión de las nuevas relaciones entre Cuba y EE UU, tras la VII Cumbre de las Américas, realizada recientemente en Panamá.

“La crisis entre Venezuela y España es de dos países soberanos”.

“El canciller brasileño trabaja para favorecer el diálogo entre gobierno y oposición venezolana. Creemos en el diálogo. Es parte de nuestra vida. Es posible que gobierno y oposición tengan puntos de divergencia”.

“Cuba debe desarrollarse socialmente. Procuramos apoyar al pueblo cubano. La libertad es muy importante. Ayudamos a construir el Puerto de Mariel”.

Al momento, constato que el embajador habló de “ayuda brasileña” a la construcción del Puerto de Mariel, al oeste de La Habana, en Cuba. Sin embargo, no aclaró qué tipo de “ayuda” proporcionó Brasil con fondos del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES).

“Fue una operación que generó empleo en Brasil”, reveló la candidata Rousseff, en un debate televisivo, poco antes de ser reelegida, en octubre de 2014.

Entre 2009 y 2014 el BNDES financió obras en Cuba, Venezuela, Angola… sin revelar sus pormenores al contribuyente brasileño. ¿Nuevo escándalo a la vista?

SIN CARNÉ

¿Usted es militante del PT con carné?, interpelé.

—“No. Pero, como embajador brasileño me toca defender sus intereses”.

¿Usted cree que el proyecto político del PT se ahoga en el pozo sin fondo de la corrupción de Petrobras, considerada “la joya de la corona” de la industria brasileña?

—“No. El proceso de corrupción de la Petrobras es complicado. No hay duda que lo descubierto es dañino. Todos los partidos pagan por sus errores. El PT tiene defectos y los culpables tienen que pagar por sus actos. No creamos un país corrupto. Vamos a salir fortalecidos tras el escándalo. No esperábamos que sus directores fuesen corruptos. (…) ¿Tú eres anti petista?“.

—No.

A continuación, al ser cuestionado sobre la inminente realización de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, él recordó que antes del Mundial de Fútbol 2014 Brasil recibió muchas críticas; al concluirlo no.

“En la Olimpiadas Río-2016 hay problemas que creíamos que se iban a solucionar, como descontaminar la bahía de Guanabara, pero no se van a cumplir los objetivos comprometidos”.2_18_PAISES_G

¿Usted cree que el BRICS, integrado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, está en crisis?, le preguntó un periodista ruso.

—“No lo veo en crisis. Lo veo dentro de su proceso de formación. El BRICS moderniza los mecanismos de poder. Hay necesidad de cambios. Es eso lo que él quiere. Hay que actualizar los mecanismos de gobernabilidad global. Nadie abre la mano del poder fácilmente. El BRICS propone ideas y proyectos para actualizar esa nueva gobernabilidad”.

SIN OLA

Abordado sobre la actual retracción económica que vive Brasil, y el desempleo que va en alza, rondando al 8%, el embajador explicó que “la retracción económica es consecuencia de un ajuste fiscal para que se arregle el mecanismo. Brasil tiene una expectativa de crecimiento. Tiene reservas fuertes. Tiene un mercado interno grande. Tiene una economía grande. Tiene mano de obra cualificada. Superaremos la crisis. No se está creando una ola de desempleo”.

Cuando tuve la oportunidad de hacerle otras preguntas, disparé:

¿Qué le parece a usted de que Brasil sea, después de China, el país que más ministerios tiene —39 actualmente —, más que EE UU y Alemania juntos?

Costoso cartel de campaña de la candidata Dilma Rousseff encontrado tirado en una calle de Mogi das Cruzes, localidad a unos 45 kilómetros de Sāo Paulo. (Foto: Jairo Máximo/Blogdopícaro)

Costoso cartel de campaña de la candidata Dilma Rousseff encontrado tirado en una calle de Mogi das Cruzes, localidad a unos 45 kilómetros de Sāo Paulo. (Foto: Jairo Máximo/Blogdopícaro)

—“No estoy en contra de los ministerios. Los ministerios brasileños son temáticos. Muchos son temporales. Necesitamos avanzar. En Brasil si no hay un ministerio el pueblo no cree”.

¿Usted cree que el movimiento que pide la impugnación de la presidente Rousseff va a salir adelante?

—“No creo que prospere. Es un tema jurídico; no político”.

Al concluir el desayuno informativo con el embajador, me sorprendió que algunos de los periodistas presentes le aplaudieran. Yo, por educación, le acompañé hasta el ascensor. En el camino me comentó preguntando: “¿Cómo yo no os conocía a vosotros?”.

Sorprendido, le dije: “La ACPE existe hace más de 90 años”.

El diplomático Paulo Cesar de Oliveira Campos hizo lo que pudo para vender la “marca” Brasil, y minimizar las evidencias de que el gobierno del PT está de capa caída, o mejor, al borde del abismo.
Se puede comprender. Por eso es su emisario. •

Artículo publicado en ACPE y Eurolatinnews.

 

Anuncios
Estándar