Literatura

JAVIER MORO: “LA LITERATURA ES UN REFLEJO DE LA VIDA”

por Jairo Máximo

237_interviewee_javier-moro

Javier Moro en Madrid / Foto: Cortesía del entrevistado

MADRID (Blogdopícaro) – El escritor y periodista español Javier Moro ha colaborado desde muy joven en diversos medios de comunicación de diferentes países. Sus novelas han tenido gran aceptación de crítica y público y han sido traducidas a varios idiomas.

En 2005, lanzó “Pasión India”, sobre la vida de la española Anita Delgado, la bailarina que se casó con el Marajá de Kapurthala, del que vendió más de un millón de ejemplares.

Otra obra de su autoría es “El sari rojo” (2008), la epopeya familiar dramatizada de los Nehru-Ghandi, desde el punto de vista de la italiana Sonia Ghandi. El libro causó escándalo e irritación en la India e incluso se quemaron ejemplares del libro y retratos del autor en plazas públicas.

Su más reciente obra es “El imperio eres tú” (2011), un biopic (novela biográfica) de la vida del emperador don Pedro I de Brasil y IV de Portugal, que en 1808 llegó a Río de Janeiro con su familia y, en 1822, transformó la colonia en nación. Portugal era su país. Brasil su patria.

“Don Pedro I es un gran desconocido en España, pero su historia está entrelazada con la nuestra”, constata el escritor.

En Portugal, don Pedro I es conocido como el Rey-Soldado o Rey-Emperador. En cuanto que en ambas orillas del Atlántico es conocido como El Libertador –Libertador de Brasil del dominio portugués y Libertador de Portugal del gobierno absolutista.

Con la novela biográfica “El imperio eres tú”, Javier Moro ganó en España el prestigioso Premio Planeta 2011 y, al mismo tiempo, veladas críticas en Brasil.

Quería dar vida a esta página de la historia universal”, explica.

En esta entrevista exclusiva, concedida en Madrid, Javier Rafael Moro Lapierre (Madrid, 1955) habla de su infancia, del papel de la literatura en la sociedad, del Premio Planeta, de don Pedro I y otros temas. Incluso rebate las críticas que su novela ha recibido en Brasil.

Si tuvieras que enviar un tuit al Emperador don Pedro I de Brasil, que también lo fue, por un breve periodo, monarca del Reino Unido de Portugal, Brasil y Algarves, ¿qué escribirías?
(silencio) Cuidado con la deuda de Portugal.

Emperador don Pedro I de Brasil y IV de Portugal

…(risas) Carecéis del oro y de las piedras preciosas de su excolonia Brasil.
-(risas) Sí.

En definitiva; el imperio era él, empezando por su nombre de bautizo: Pedro de Alcântara Francisco Antônio João Carlos Xavier de Paula Miguel Rafael Joaquim José Gonzaga Pascoal Serafim de Bragança e Bourbon (Queluz, Portugal, 1798-1834). Y amén de que él tenía “un dictador alojado entre sus piernas”, como describes en “El imperio eres tú”. Logicamente, él es padre de una numerosa prole: 18 hijos reconocidos.
-(risas) Sí.

Y eso porque su amado padre, el rey don Juan VI de Portugal (1767-1826) le decía: ”La unidad de la Patria. Para eso estamos los reyes”.
(risas) Sí.

“¡Viva la independencia y la libertad de Brasil! ¡Lazos fuera, soldados! A partir de este momento, nuestra divisa será: ¡Independencia o muerte”, gritó don Pedro I para su tropa, en la orilla del riachuelo Ipiranga, en São Paulo, en el día 7 de septiembre de 1822. ¿Viva el emperador independentista; el “Casanova” tropical?
(risas) Sí. ¡Viva!

¿Quién es Javier Moro?
¿Yo? Un autor español que escribe historias noveladas de cosas que han pasado en el mundo. Todo está basado en historias reales.

Leí en Wikipedia que desde niño ya eras viajero. ¿Es así?
Sí. Mi padre era empleado de una compañía aérea y desde la temprana edad nos quiso enseñar el mundo. Anualmente hacíamos un viaje largo por África, Asia y las Américas.

¿Cómo fue esta infancia?
Maravillosa. Era una época en la que nadie viajaba. Y eso, claro, despertó en mí la afición por viajar.

¿Considera que la infancia es perenne?
Sí, sí, sí.

¿Cómo fue la adolescencia?
También fue maravillosa. Guardo buenos recuerdos de esta época. Estudié en el Liceo Francés de Madrid. Allí, un día, me presenté a un concurso de verano en el cuál tenías que hacer un viaje muy largo, con muy poco dinero, y luego elaborar un informe. Si ganabas el primer premio, al año siguiente, te daban otra viaje. Si ganabas por segunda vez consecutiva, te daban una beca para estudiar en Francia.

Mi primer viaje fue al Círculo Polar Ártico para conocer a los esquimales. Tenía 17 años. Con el informe que hice gané el primer premio. Al año siguiente, fui al Amazonas, en Brasil, para conocer a la tribu indígena yanomami, y volví a ganar el primer premio y recibí una beca para ir estudiar historia y antropología en la Universidad de Jussieu, en París.

En esos viajes de verano de la adolescencia, dónde yo tenía que hacer un viaje muy largo, con muy poco dinero, y luego elaborar un informe, es lo mismo que hago ahora. Lo que cambia es que ahora lo hago con mucha más profundidad y en forma de libro. Hace poco me di cuenta de eso. Entrevisto a la gente, busco material de archivo y escribo la novela. Fue entonces cuando realmente aprendí a ser escritor.

¿Consideras que la infancia, la adolescencia, la educación y la formación cultural son determinantes?
Sí. Y dejan su impronta en nosotros.

¿Cuándo y cómo encuentras la escritura?
Nací en el seno de una familia de escritores. Siempre he escrito: artículos de viajes, reportajes, guiones de cine, artículos de opinión. A los 35 años empecé a escribir mí primer libro “Senderos de Libertad” (1993) sobre la trayectoria del asesinado sindicalista y ecologista brasileño Chico Mendes (1944-1988), que se convirtió en símbolo internacional de la defensa del medio ambiente.

¿Cuál es el papel de la literatura en la sociedad?
– Fundamental. Los hombres necesitan verse reflejados en la literatura porque ella es un reflejo de la vida. Una manera de, a través de las mentiras, contar la verdad de la vida. Es una cosa curiosa.

¿Tienes pánico a una hoja en blanco?
No. Para mí escribir es la última parte del proceso. Antes tengo que documentarme y saber lo que quiero escribir.

¿La escritura te exige tiempo y soledad?
Entrega total. Soledad absoluta.

Te oí decir en la Gran Vía madrileña: “Soy miss Planeta”. ¿He oído bien?
(risas) Sí. Mí reinado dura un año, o sea, hasta que fallen el nuevo Premio Planeta. Estoy  muy solicitado: entrevistas, conferencias, viajes, tardes de autógrafos, sesión de fotos, etcétera. No paro ni un minuto. Es difícil vivir así. Eso es un poco lo que llamo ser “miss Planeta”.

¿Te sientes feliz ostentando este título?
Encantado. Lo bueno de los premios es que te aportan nuevos lectores.

¿A qué sabe el Premio Planeta 2011 que conquistaste con “El Imperio eres tú”?
(risas) Sabe rico.

Hombre… aquí hay una doble lectura. El Planeta es el segundo mayor premio literario del mundo, económicamente hablando, después del Premio Nobel. Exactos 601.000 € y…
(risas) Pero es por eso que te digo: sabe rico…

¿El Premio Planeta se gana o es un encargo?

(silencio) Yo no me he presentado al Premio Planeta. Fue mi editorial de toda la vida, Seix Barral, quién ha presentado la novela con mi consentimiento. Sí hay encargo, yo no lo sé. Ha habido muchos ejemplos de que es un encargo. Es posible que haya veces que lo encarguen. A mí no me lo han encargado. ¡Vale!

¿Cómo nació “El imperio eres tú”?
Estaba buscando una historia para hacer en Brasil. Quería volver al país y escribir la historia del español Luis Galvez Rodríguez de Arias (1864-1935), también conocido como el Emperador del Amazonas. Pero, un amigo mío brasileño, guionista de cine y escritor, me dijo que había una historia mucha más interesante que la de Luis Galvez, que era la de Don Pedro I. Le dije que don Pedro I era demasiado brasileño y que su historia estaba sobrescrita. Sin embargo, él insistió y afirmó que había muchos libros de historia y, sobre todo, muchos libros malos que abordan únicamente sus proezas sexuales. No hay un solo libro que cuente la épica. Le hice caso. Leí todo lo que había sobre don Pedro Iel-imperio-eres-tu-premio-planeta-2011-9788408104827. Cada vez que leía, y cuanto más leía, iba descubriendo que era un tesoro que nunca había sido aprovechado bien. Pasé tres años investigando la historia de don Pedro I.

¿Dónde encontraste la documentación para escribir esta novela?
Principalmente en la Biblioteca Nacional de Río de Janeiro, porque está todo allí. El rey de Portugal, don Juan VI, en 1808, llevó para el Brasil 60 mil libros de la Biblioteca de Ayuda, de Lisboa. También encontré mucha documentación en el Palacio Nacional de Queluz (Portugal); en la biblioteca de Ayuda, en Lisboa; en la biblioteca particular de mi amigo brasileño Pedro Corrêa do Lago, que me abrió archivos completos dónde habían cartas inéditas de don Pedro I; en la biblioteca del Museo de la Imagen y Sonido, en São Paulo; en librerías de compra y venta de libros antiguos -francesas, portuguesas y brasileñas- y, en particular, en la librería Río Antigo, en Río de Janeiro, dónde compré muchísimos libros y los envié por barco a España. Mi interés no era descubrir más cosas sobre don Pedro I, desde el punto de vista únicamente de un historiador para historiadores. Quería dar vida a esta página de la historia universal. Contarla como una novela histórica. Tenía que hacer los diálogos como quien hace una adaptación para la TV de una historia real. Nunca he querido hacer un libro de historia sobre don Pedro I. Por eso, al constatar que algunos historiadores, escritores y periodistas brasileños juzgan este libro como un libro de historia es sorprendente.

¿Se han equivocado?
Sí, porque tampoco ellos tienen la clave de la verdad histórica. Cuando la periodista y escritora brasileña Iza Salles, que escribió un libro sobre don Pedro I, me dijo que mi libro estaba lleno de errores históricos, me quedé pasmado. Le dije que esto era una difamación. Quise saber cuáles eran los errores históricos para entender su crítica. Y ella me señalo que cuando hablo de la importancia en la vida del Emperador, de su primer amor, la bailarina francesa Noémi Thierry, no es cierto, porque no hay documentación que lo compruebe. Le he dicho: Un momento. Estás hablando como historiadora, y sí tú no ha encontrado documentación, este es tú problema. Yo como escritor afirmo que esa bailarina marcó la vida de don Pedro I.

Sabemos que él guardó durante 20 años el feto embalsamado de la hija que tuvo con Noémi. ¡Qué fuerte!
No se puede decir que Noémi no ha marcado la vida de don Pedro I. Si no hubo una relación directa  entre ellos, seguro que hubo una relación mental muy fuerte. La historia no es la única manera de aproximarse a la verdad. La literatura también te lo permite. En Brasil no están acostumbrados a eso. Me han visto como un extranjero que venía a comer alguna hortaliza de su huerto. La  estúpida frase que dijo el periodista y escritor brasileño Laurentino Gomes de que mí libro “es un ejemplo del neo-colonialismo cultural de España con Brasil”, es una enorme gilipollez.

¡Un lapso!
¡No! Gilipollez. Es como pretender que yo, como español, no pueda escribir sobre la historia de Brasil. ¡Que absurdo! Los mejores historiadores españoles son ingleses y franceses, y no pasa nada. De verdad hay un nacionalismo muy negativo en Brasil, así como en la India. Mi libro ha sido víctima de esta gilipollez. Sin embargo, el libro le gusta a la gente y además  tiene su propia fuerza. Recibo muchos mensajes positivos de lectores brasileños.

Resultado de imagen de capa do livro O império é você, de Javier Moro

¿De dónde has sacado las frases -entrecomilladas y en letra cursiva- que aparecen en el libro?
De las cartas originales de Maria Leopoldina de Austria (1797-1826), la emperatriz consorte de Brasil, también conocida como “la paladina de la independencia”, interpretadas por mí. Hice el libro lo más cercano a la verdad, con la documentación que existe.

¿Crees que don Juan VI, suegro de Leopoldina, fue un rey iluminado al decidir trasladar su corte a la colonia Brasil?
No sé. Lo que sé es que fue más listo de lo que la historia le pinta. Influenciable, torpe, palurdo… Él tomó una decisión que cambió el mundo. Al fin y al cabo; listo y valiente.

¿Qué piensas de las once palabras dichas por el rey español Juan Carlos: “Lo siento mucho, me he equivocado y no volverá a ocurrir”, al ser pillado recientemente cazando elefantes en Boutusana, África?

A mí estas palabras me dieron vergüenza ajena. ¡Los reyes van de cacería!. Es el mundo de ellos. Es ahí donde contactan con gente que, quizá, un ministro no pueda. Esa es la potestad de ellos. No me parece algo por lo que un rey tenga que disculparse. El rey Juan Carlos es el mejor y más eficaz representante que tiene España. Lo que pasa es que los reyes están sometidos a los mismos conflictos a los que estaba sometido don Pedro I. Son gente, quieren ser hombres libres, pero no pueden. Tienen el peso de la monarquía. Entonces, claro, tienen que escabullirse, que esconderse. Pero vamos, de verdad, no pienso que este acto del rey Juan Carlos sea para escandalizarse y excusarse.

¿Te gustaría hablar de algo de lo que no hemos hablado?
No. Lo que me gustaría es que la crítica que salió recientemente en el Times Literarry Supplement, firmada por el estadounidense Gabriel Paquette, un notable historiador especialista, titulada “Princely pleasures” [Prazeres Principescos] se dé a conocer en Brasil, para refutar las difamaciones de las que he sido objeto por parte de historiadores, escritores y periodistas brasileños.

Entrevista publicada en Eurolatinnews (también en Portugués) y ACPE.

Anuncios
Estándar
Fotografia

Gervasio Sánchez: Fotógrafo y periodista

“VIVIMOS FALTOS DE MORAL Y ÉTICA”

por Jairo Máximo

Jairogervasio1lt-337x450

Gervasio Sánchez fotografiado por su hijo Diego Sánchez

MADRID (Blogdopícaro) – El fotógrafo y periodista Gervasio Sánchez realiza un trabajo que atrapa y desasosiega. Ha cubierto conflictos en los cinco continentes, ganado diversos premios y publicados varios libros fotográficos. En marzo de 2012 inauguró en Madrid la espléndida y sobrecogedora exposición itinerante Antología, que tiene como objetivo divulgar un legado visual de enorme valor histórico y documental. En esta entrevista  exclusiva Gervasio Sánchez Fernández (Córdoba, 1959) confiesa: “Voy a proseguir intentando dignificar a las víctimas de las guerras. Todavía tengo energía”.

¿Para qué sirve la fotografía que haces?
Para documentar historias que si no fueran fotografiadas no existirían.antologia-gervasio-sanchez

¿Qué sintió al remover su historia para montar la exposición Antología (1984-2010), constituida de 148 imágenes (63 en color y 85 en blanco y negro), 96 retratos y 6 proyecciones complementar?
Mucha emoción. Aparecen en estas imágenes recuerdos de mucho dolor y de momentos bonitos. Creo que cuando uno pasa revista a su vida profesional también la está pasando a su vida personal. En mi caso vida e imagen van de la mano.

¿Qué emoción le produjo constatar que éramos casi un millar de personas las que acudimos a la inauguración de Antología, en la revitalizada antigua Tabacalera de Madrid?
Sinceramente me quedé sorprendido. Yo no había visto esto nunca. Además, las personas que estaban allí -para estar a mi lado y al lado de la exposición- sabían a lo que iban. Hay mucha gente interesada por este tipo de trabajo. Al mismo tiempo, es una buena idea poder dedicar un espacio así -como el de la Tabacalera de Madrid- para este tipo de exposiciones.

¿Por qué dedica Antología a los periodistas y fotógrafos españoles: Juantxu Rodríguez (muerto en Panamá en 1989), Jordi Pujol (muerto en Sarajevo en 1992), Luis Valtueña (muerto en Ruanda en 1997), Miguel Gil (muerto en Sierra Leona en 2000), Julio Fuentes (muerto en Afganistán en 2001), José Couso y Julio Anguita Parrado (muertos en Iraq en 2003) y Ricardo Ortega (muerto en Haití en 2004)?
En cierta manera lo dedico Antología a la gente que ya no está entre nosotros. A gente que ha dignificado el periodismo. Que ha muerto haciendo bien su trabajo. Que han hecho un periodismo de gran calidad y han tenido la mala suerte de morir haciéndolo. No obstante, hay mucha gente sin escrúpulos en el periodismo  y que desde sus puestos directivos se dedican a pisotear los principios básicos de la profesión y a defender a cualquier precio los intereses enmascarados de sus empresas. Su manera de actuar es contraria a lo que yo pienso que es el periodismo. Por lo tanto, me parece que esta es una buena manera de homenajear a los compañeros que ya no están.

Vidas-minadas-5

Foto: Gervasio Sánchez

¿Podría decirme que fotos le revuelven el alma y le hubiera gustado no haber hecho nunca?
Muchas fotografías de las  que están ahí no me habría gustado haberlas hecho nunca, porque están hablando de gente que muere. De gente que sufre sin saber por qué sufre y por qué muere. De gente –víctimas- que muchas veces tienen que enfrentarse al dolor sin ninguna ayuda y en condiciones muy duras. Estas son las cosas que cotidianamente encuentras en la guerra. Indudablemente que me gustaría captar otro tipo de imágenes y que en el mundo no hubiese guerras. Pero, lamentablemente, este es el pan nuestro de cada día. Es difícil que la sociedad en la cual vivimos sea capaz de vivir sin la guerra porque la guerra es un gran negocio que beneficia a mucha gente. Beneficia a la industria armamentística, a los intereses estratégicos, a los contratos de petróleo y a los negocios ocultos bajo las guerras.

¿A quién le interesa la guerra?
A quienes hacen negocio con el dolor y con la muerte. A las grandes compañías de armamento.

¿Y a quién pertenecen esas compañías?
A los países más desarrollados del mundo. Pertenecen a los cinco países con derecho a veto en la ONU -Estados Unidos, China, Rusia, Inglaterra y Francia- que son los cinco países mayores exportadores de armas del mundo. La UE es la máxima exportadora de armas del mundo. España es la sexta potencia en venta de armas. La guerra es un gran negocio. La economía norteamericana se ha restablecido de la crisis gracias a la industria armamentística. Eso resulta de un nivel de consternación absoluto. Luego también hay muchas empresas armamentísticas de armas ligeras y las grandes multinacionales que se benefician del caos de la guerra y hacen sus mejores negocios con gobiernos criminales o dictaduras.

adis_web

Adis Smajic en 1996 / Foto: Gervasio Sánchez

¿Qué análisis hace al saber que el comercio mundial de armas aumentó un 24 por ciento en los últimos cinco años?
Esto demuestra realmente que el mundo está falto de moral y ética. Los mismos países y gobiernos que hablan de embellecer el mundo, que hablan de los derechos humanos… son los mismos que más tráfico de armas producen. El anterior gobierno socialista de Rodríguez Zapatero durante ocho años prometió que trabajaría a favor de la paz, pero, al mismo tiempo, ha justificado la fabricación y venta de armas españolas. Y continúa pasando ahora con el gobierno popular de Mariano Rajoy, que ha nombrado como ministro de Defensa a Pedro Morenés Eulate, que era un consumado vendedor de armas, lo cual nos confirma la falta de moral y ética que tenemos. Son las frivolidades del poder. Es preciso que la ciudadanía se organice para luchar contra esta dinámica.

¿Qué opina de que BBVA, Santander, Bankia, Banca Cívica sean grandes inversores de armas?
Nos demuestra dónde estamos llegando. Los ciudadanos -todos los ciudadanos- deberíamos tomar decisiones para saber exactamente lo que hacen con nuestro dinero porque no sabemos lo que hacen con él. Esto ocurre  porque la mayoría de los medios de comunicación jamás lo denuncian.

images

Foto: Gervasio Sánchez

¿Qué piensas del movimiento 15-M?
Me habría gustado que hubiese nacido hace cinco, seis, o siete años cuando en este país todo el mundo tenía trabajo. Cuando las autoridades económicas del país hablaban y mentían descaradamente diciendo que España era uno de los mejores países del mundo. En ese momento no hubo nadie que se organizase contra las mentiras del poder. El movimiento de los indignados se ha formado después que la situación económica se haya deteriorado y mucha gente haya perdido su trabajo. Me parece muy bien que él exista, pero insisto, un movimiento tiene que organizarse mucho antes de que llegue la crisis. Muchos movimientos llegan demasiado tarde y desaparecen demasiado pronto. En un año ya se podría hablar mucho más del movimiento 15-M. Ahora, evidentemente que el 15-M es muy importante, aunque sea un movimiento reciente en la sociedad española.

¿Cómo ve la condena a once años de inhabilitación impuesta al exjuez  español Baltasar Garzón por investigar la trama Gürtel?
Me parece increíble que un juez que ha intentado abrir un camino serio en el tema pendiente y más traumático de la sociedad española, como es el tema de los desaparecidos de la guerra civil española (1936-1939) y la posguerra, haya sido condenado, no por este caso, y sí por investigar la trama del caso Gürtel. Considero que ha habido un intento de quitarle de en medio como fuera. Han aprovechado –seguramente- un desliz del juez Garzón para golpearlo hasta el final. Me parece vergonzoso y sobre todo me parece más vergonzoso aún como toda la clase judicial española ha dado una lección de cobardía por no enfrentarse -nunca más- a la guerra civil española. El tema de los desaparecidos hay que investigarlo como sea. En todos los pueblos españoles ha habido corresponsabilidad. Sin embargo, el poder judicial ha evitado por todos los medios que se haga justicia.

Gervasio Sánchez _9-3

Fanar Zekri en 2006 / Foto: Gervasio Sánchez

En nuestra primera entrevista, en 2008, me dijiste: “Mi arma es dignificar a las víctimas de la guerra”. ¿Cree que lo está consiguiendo?
Mostrar con dignidad a las víctimas de la guerra es un trabajo pendiente de todos. Puede ser que en mis fotos -en algunas fotos- esté presente esta dignidad. No por eso me voy a echar a dormir. Al revés, voy a continuar trabajando con las víctimas. Voy a seguir acudiendo a lugares donde haya este tipo de historias. Voy a proseguir intentando dignificar a las víctimas de las guerras. Todavía tengo energía. No es un trabajo que se hace hoy, mañana y, pasado mañana se deja. Hay que hacerlo toda la vida. Siempre he dicho que el periodista que trabaja en zonas de conflictos tiene que trabajar para siempre. No se puede ir a la guerra como si fueras a un espectáculo. Tienes que estar dispuesto a sufrir los dolores de las víctimas de la guerra con decencia.

¿Cuál es tu próximo proyecto?
Es Desaparecidos en España, que desarrollaré en los próximos años.•

Entrevista  publicada en la Revista El Siglo de Europa , ACPE y Eurolatinnews.

Estándar
cómic

Santiago Valenzuela: Historietista e ilustrador

“SIENTO PLACER EN FABULAR COSAS DE LA NADA”

por Jairo Máximo

Imagen

Santiago Valenzuela en Madrid / Foto: Cortesía del entrevistado

MADRID (Blogdopícaro) – Santiago Valenzuela, historietista, ilustrador y escritor ha ganado el Premio Nacional de Cómic 2011 concedido por el Ministerio de Cultura español por la publicación del álbum Plaza Elíptica, la séptima entrega de la saga del personaje Capitán Torrezno, “un alma cántaro que no reflexiona sobre nada”, según explica.

Licenciado en la especialidad de grabado de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid, Valenzuela ha trabajado como ilustrador para diversos medios de comunicación, empresas de publicidad, y ha publicado diversos álbumes, entre ellos, Horizontes Lejanos (2002), Limbo sin fin (2003), Los años oscuros (2006), El gabinete del Doctor Salgari (2007), Nietos del rock’n roll (2010), con dibujos de David Ortega.

En enero pasado, en la 39ª edición del Salón de Cómic de Angulema, Francia,  el más importante  del mundo,  participó junto a los dibujantes Max, Paco Roca, Felipe Hernández Cava, Bartolomé Seguí, Antonio Altarriba, Kim, entre otros, en la exposición “Tebeos: una España de viñetas”, representando a España como país invitado.

En esta entrevista exclusiva concedida en Madrid, Santiago Valenzuela (San Sebastián, 1971) sostiene: “El cómic no es solo una cosa de niños. Hay expresividad, creatividad e ideas”.

¿Sabes quién es?
No. Nadie lo sabe. El “yo” no existe. No tiene identidad. Es una cosa  transitoria. Es un hallazgo del neurólogo austriaco Sigmund Freud (1856-1939) en el siglo pasado.

¿Cuándo eras niño llegaste a pensar que de mayor querías ser cura, pirata o bombero?
En mi época esos oficios ya no estaban en el horizonte.

¿Ni futbolista, modelo o político?
(risas) Pienso que cuando eres niño tienes fantasías más generales. Ahora, por supuesto que cura, pirata, modelo y político no. De pequeño a mí lo que me gustaba de verdad era contar historias. Me encantaba jugar con los juguetes y organizar batallas épicas, que no terminaban nunca. Ser dibujante es algo parecido; en vez de jugar con juguetes, juego con figuras e historias que me invento.

¿Cómo fue tu infancia?
Muy feliz, aunque era hijo único y por las tardes estaba siempre solo. Creo que eso de la soledad tiene algo que ver con mi empeño en fabular y en construir mis propias historias.

¿Cuándo encontraste el cómic?
En la infancia. Leía los tebeos y era un mundo distinto. Cuando terminaba uno quería otro. Y como no los tenía; los dibujaba yo. No sé si era por el gusto a la aventura o por la voluntad de hacer cosas. No había ninguna decisión de futuro. Buscaba el placer.

¿Por qué crees que eres historietista e ilustrador?
Quizá porque siento placer en fabular e inventar cosas de la nada. Durante mucho tiempo pensé que iba a ser pintor. Incluso estudié Bellas Artes. Pero en un momento determinado de mi vida eché de menos  fabular e inventar historias. Sigo pasándolo muy bien pintando, sobretodo haciendo caras, sin embargo necesito contar o inventar historias.

¿Feliz con el Premio Nacional de Cómic, concedido por el Ministerio de Cultura español por la publicación del espléndido álbum Plaza Elíptica?
Sí, claro. Además, a efectos prácticos –económico- está bien. También tiene un aspecto de orgullo y satisfacción por el reconocimiento de un trabajo que tardé tres años para realizarlo. Siempre es bueno para el trabajo este reconocimiento porque es buscar un cambio de difusión y llegar a más gente. Ahora, todavía es muy lejana la posibilidad de se vivir del cómic en España. Eso no le pasa a casi nadie.

¿Cómo nació  Plaza Elíptica, la séptima entrega de la saga del personaje Capitán Torrezno, que según la crítica es ”uno de los héroes más geniales e imposibles de la historieta española”?
No tiene una génesis muy particular. Era el siguiente tramo de la saga del Capitán Torrezno, que nació como un personaje sin sustancia en unas historias de humor negro que yo publicaba en un fanzine llamado Jarabe cuando estaba en la facultad. Poco a poco el personaje se fue haciendo más protagonista. Un tipo de héroe anti kafkaniano. Un alma cántaro que no reflexiona sobre nada -filosofía, religión, política, economía- porque es un mero espectador. Es un viejo funcionario del ministerio inculto, soltero y sin familia que en sus ratos libres se dedica a jugar con los juguetes en el sótano de su casa y a hacer una especie de recreación de la historia de la humanidad.

¿Qué pretende con Capitán Torrezno?
Es un escrito narrativo. A través de él se describe un mundo imaginario con su sociedad, filosofía, religión, política y economía. Como la vida misma. Todas esas cosas son parodias y la crítica va implícita desde el humor. El mensaje que puede haber detrás de ellos es que nada vale demasiado la pena.

¿Qué hay de ti en Capitán Torrezno?
Nada. El Capitán Torrezno es afable, con don de gente, parlanchín, alegre y borracho. Yo no soy así

¿Ni borracho?
(risas) Sí.

¿Dónde encuentra las ideas para tu trabajo?
Principalmente en los libros.

¿Cómo se da el encuentro de la palabra y el grabado en tu obra artística?
La verdad es que no puedo decirte grande cosa. Escribo una historia y cuando la escribo estoy visualizando algunas escenas, algunos escenarios.

¿Lo ves como un todo ?
Sí, como si tuviese a mano unos actores y estuviera escribiendo las cosas que ellos van a decir. En la serie de Capitán Torrezno no hay un personaje que hable, no hay  un narrador – casi nunca- la acción yo la veo como dos figuras. La historia va por un lado y los personajes que son los actores van por otro.
No hay nada más que eso. Es como un director de cine que escribe un dialogo pensando en un actor en concreto. Yo sé quiénes son los personajes, los tengo en mente, pero no estoy viendo cada movimiento. Escribo y no estoy pensando exactamente en el dibujo, pero cuando las palabras van para la viñeta, ahí construyo los personajes. La duda es si lo que dice el personaje debe ir en la misma viñeta o en la siguiente. No hay tanto en que pensar.

En definitiva, ¿este es su método de trabajo?
Sí. Siempre escribo la historia primero. A veces muy detallada, a veces  improvisada.
En la historia del Capitán Torrezno son todos personajes que se mueven, si bien hay episodios de disertaciones teológicas que son voces subjetivas. Es una historia de una voz que habla. Es una variación de historias que aparentemente son imposibles de mezclar desde el humor. Una especie de psicoanálisis y aventura. La historia de un psicoanalista imaginario que en vez de recibir pacientes, recibe relatos, bocetos de relatos acomplejados.

¿Tienes dificultad para crear una historia?
Ninguna. Tengo dificultad para cortar y parar. Tengo mucha verborrea. Lo que yo no tengo es autocrítica.

¿Qué te parece que el carnaval 2012 de Las Palmas de Gran Canaria este dedicado al cómic?
Ahí vemos un ejemplo más del impulso que le quieren dar al cómic. El premio Nacional de Cómic es parte de esta política de apoyo. Realmente el cómic lo necesita. Sé que puede sonar ambiguo, porque si apenas tiene lectores ¿por qué apoyarlo? La inmensa mayoría de lo que se publica en cómic no merece la pena. ¡Es deprimente!  Ahora bien, si quieren apoyarlo, que lo apoyen. Pero quizá eso es una cosa que tiene que ver con la cultura de la imagen, ya que cada vez más se tiene odio a la palabra y se tiende a apoyar las cosas que lleven poco texto. Así que me parece bien que hagan esto -premiar y homenajear-  y que hay que responder a estas ayudas institucionales haciendo buenos tebeos que aporten algo como aporta un buen libro. El cómic tiene que procurar hacer cosas buenas con sus propias armas y no procurar hacer cómic literario. El cómic tiene dibujo, historias e ideas.
En mis tebeos procuro escribir bien. No me considero escritor. Escribo cosas que están mejor dibujadas que contadas. Hablo del cómic como acto reivindicativo.
El cómic no es solo una cosa de niños. Hay expresividad, creatividad e ideas.

En qué quedamos, ¿cómic, tebeo o novela gráfica?
No tiene ninguna importancia esa distinción. Es una forma distinta de llamarlos.
Cómic tiene un poco de connotación cultural colonial, pero tampoco es una buena definición porque no todos los tebeos son cómic. Tebeo es un término puramente local que surgió porque había aquí en España una publicación solo de cómic que se llamaba TBO, que nació en Barcelona en 1917 y se publicó, con interrupciones, hasta 1998. Y novela gráfica es una etiqueta comercial que los norteamericanos han inventado para dignificar el cómic.

¿Cómo tengo que referirme a tu trabajo?
Hombre, el premio que me han concedido es el Nacional de Cómic.
Se ve que los expertos del tema y los semiólogos han llegado a un acuerdo para llamarlo así.

¿Te consideras artista?
Sí. Pero tampoco doy muchas vueltas. No me preocupa mucho. Sé que soy un artesano que en algunas ocasiones puede convertir su trabajo en arte.

¿Es el arte catarsis?
No tiene por qué.

¿Cómo ves el movimiento 15-M de los indignados que nació en Madrid en la primavera de 2011?
(silencio) Me parece bien que exista y me parece bien también saber lo que piden. Ni ellos saben lo que piden. En eso estoy de acuerdo con ellos. Yo no sé lo que pido pero pido otras cosas. No obstante, no creo que en ese movimiento esté el germen de otras cosas. Es muy heterogéneo. La gente está pensando que está viviendo la Primavera de Praga o el Mayo de 68. Y la verdad es que la mitad de la gente que está allí está grabando o grabándose con los móviles de última generación. Es un poco de coña.

¿Cuál es el valor de eso? ¿Qué quieren? ¿Fin del capitalismo?
Creo que el fin del capitalismo no va a venir de ahí porque están todos allí con sus móviles y lamentando que se haya muerto el informático y empresario Steve Jobs (1955-2011) , que es una de las mayores fortunas del planeta. ¿Qué queréis? No entiendo esta consigna: “Banquero chorizo”. No me jodan… Un banquero se dedica al préstamo con interés, que por  cierto, es un delito condenado por la Biblia.

¿Cómo queréis que los banqueros no ganen dinero?
No son filántropos. Entre tanto, toda esta gente que está en la Puerta del Sol madrileña y en Nueva York, pienso que lo que realmente están queriendo decir es: no sabemos lo que pasa -queremos saber- y tenemos sospecha de que vosotros tampoco sabéis lo que pasa. Eso es muy importante. Eso ya es una revolución.

¿Qué piensas de las guerras?
Soy de una generación dónde las guerras son espectáculo. No vi y nunca he vivido una guerra. Las veo por la tele -una y otra vez- como las teleseries. Una especie de melodrama.

¿Quién manda más hoy en el mundo?
Nadie. Este es el drama. Llegamos a una especie de anarquía dentro de la oligarquía. Hay una especie de clase financiera numerosa que controla cada vez más porque las grandes fortunas están más repartidas.

¿Cuánto tiempo hablas contigo diariamente?
Intento evitarlo.

Entrevista publicada en la Revista El Siglo de Europa , ACPE y Eurolatinnews

Estándar
Política

LA BURBUJA INMOBILIARIA MATA

por Jairo Máximo

la foto (1)

Pintada encontrada en Madrid / Foto: Jairo Máximo

“Los desahucios son una verdadera catástrofe. Al igual que tornados, huracanes y terremotos, requieren de los gobiernos medidas inmediatas y eficaces” (Pedro Almodóvar, director de cine)

Fue a partir de la mitad de los años noventa del siglo pasado, hasta 2005, que España vivió una fiebre de construcción y compra y venta de viviendas impresionante. Esta política, alentada por el gobierno de derechas del Partido Popular (PP) en el poder, entre 1996 y 2004, contó con el apoyo de banqueros y constructores sin escrúpulos. ¡Todo por el enriquecimiento!

Existía en el país una visible burbuja inmobiliaria. Centenares de grúas proliferaban en el paisaje, como si de hongos se tratara.

La aparente bonanza económica de aquella época obnubilaba los ojos y las mentes de los españoles. Pocas eran las voces críticas que alertaran de que “el castillo se desmorona” o que el futuro próximo sería “triste y trágico para millares de familias”.

Y así llegamos al año 2008, y con él llega la crisis económica que empezó en Estados Unidos, rápidamente cruzó el charco y contagió mortalmente España, Grecia, Irlanda, Italia y Portugal.

El gobierno del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), entonces en el poder, también estaba obnubilado y no trató, ni con paracetamol, la brutal hemorragia social que el país estaba viviendo, especialmente las consecuencias del estallido de la burbuja inmobiliaria.

Primero fueron a la bancarrota decenas de constructoras. Después centenares de agencias inmobiliarias colocaron el cierre definitivo.

A continuación, millares de obreros de la construcción perdieron sus empleos, al mismo tiempo que muchas familias empezaron a ser desahuciadas. Aún no eran noticia de TV ni portada de periódico.

Pero cuando llegó febrero de 2011 se creó la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PHA) que empezó a manifestarse con contundencia en todo el territorio nacional con el lema Stop Desahucios. Evidenciando así la continua y silenciosa tragedia ignorada por los dos grandes partidos políticos —PP e PSOE— que pasaban de largo ante este gran drama social.

De 2007 hasta noviembre de este año, más de 400 mil familias han sido desahuciadas, siendo que muchas de ellas continúan en deuda con sus bancos que aplican una ley de 1909, aún vigente, que determina sin miramientos que cuando un hipotecado es desahuciado continua siendo deudor del valor que quedó sin pagar de por vida.

¡Qué horror! En estos momentos, más de un millón de hipotecas están sin pagar en el país. Sorprendentemente, hay más de dos millones de casas vacías en España.

Pero ha sido preciso que empezasen a ocurrir suicidios de desahuciados para que los dos grandes partidos se reunieran unilateralmente para intentar encontrar una solución ante esta emergencia nacional.

El gobierno del PP, actualmente en el poder, acaba de proponer una moratoria de desahucios por dos años para aquellos “casos de extrema necesidad”, sin especificar claramente lo que significa “extrema necesidad”.

Con todo, los brasileños pueden dormir sosegados, sus constructoras pueden proseguir construyendo sin freno y sus bancos prestando dinero fácil para comprar su soñada vivienda, porque según declaró hace poco la presidenta Dilma Rousseff, al diario español El País: “En Brasil no hay peligro de burbuja inmobiliaria; ni siquiera de una pompa de jabón”.

¿Será que ella también ya está obnubilada?

* Artículo publicado en Eurolatinnews y ACPE:

Estándar
Política

¡MANIFESTACIONES A LA VISTA!

por Jairo Máximo (texto y fotos)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

MADRID (Blogdopícaro) – En 2012 los españoles salieron a las calles para manifestarse con más contundencia que de costumbre. Solo en Madrid se registraron 3.419 manifestaciones autorizadas, sin contar las espontáneas y las ilegales. Una media de 10 manifestaciones al día. Hubo dos días trepidantes, concretamente los días 23 y 30 de noviembre, con 58 manifestaciones cada uno de estos días.

En toda España fueron registradas 42.600 manifestaciones, aparte de dos huelgas generales.

Decenas de sectores sociales se manifiestan diariamente para gritar “No” a los recortes sociales; “No” a las medidas de austeridad aplicadas por el gobierno mayoritario de derechas del Partido Popular (PP) contra la crisis económica y “No” al retroceso de las libertades.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, intenta desacreditar las manifestaciones y las huelgas ignorando su esencia.

“Estoy tratando con una situación fascinante”, afirma. “En 2014 la economía española crecerá”, prevé.

En relación a los manifestantes hace un reconocimiento publico “a la mayoría de los españoles que no salen a la calle”. Quizás, en su particular computo, Rajoy incluya los recién nacidos, niños, ancianos, incrédulos y hasta el toro bravo de Osborne. ¡Olé!

Entre los manifestantes, dos sectores se destacan por su perseverancia.

El primero es el sanitario. Bajo el lema “La sanidad no se vende… se defiende”, médicos, directores de hospitales, enfermeros y técnicos de la salud publica madrileña intentaron durante meses, incluso con una huelga indefinida, evitar la reciente privatización de 6 hospitales públicos y 27 centros de salud de la capital. Cuando la privatización fue aprobada ―gracias a la mayoría absoluta del PP―, centenares de huelguistas han dimitido en bloque “por ética”, “por moral”. Defienden el mantenimiento de un sistema de Salud Pública, gratuita y universal para todos, considerado uno de los mejores del mundo. “Lo que estamos haciendo es externalizar los servicios”, explica Ignacio González, presidente no electo de la Comunidad de Madrid. “Si quieren dimitir, bienvenido sea”, declara. “SOS nos desmantelan”. “Los recortes en Sanidad matan”. “Los políticos agonizan ― necesitan UCI”, replican los manifestantes, algunos con sus batas de color blanco resplandeciente, formando la llamada marea blanca.

Sin título

El segundo sector destacable es la Educación. Bajo el lema “Educación publica y gratuita para todos”, profesores y alumnos luchan contra los recortes, la privatización, la cristianización y la  ideologización de la educación. Hacen huelga, gritan “La Educación es un derecho  no un negocio” y visten camisetas de color verde formando la marea verde. Mientras tanto, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, advierte: “Soy como un toro bravo, me crezco con el castigo”. Menos mal que los manifestantes no son picadores. ¡Olé!

Como para manifestarse no existe edad y, sí motivos, también hay manifestación de los yayo-flautas (hijos legítimos de los indignados del movimiento 15-M, que nació en mayo de 2011, en Madrid), abogados, actores, autónomos, bancarios, basureros, bomberos, conductores de metro y de autobús, desahuciados, discapacitados, estudiantes, funcionarios públicos, indignados, jubilados, jueces, niños –sin colegio, comedor y transporte escolar−, periodistas, pilotos de avión, policiales, sindicalistas, taxistas y otros sectores sociales. Incluso se manifiestan los afectados por la denominada “participaciones preferentes”, una estafa bancaria repugnante que engañó a más de 700 mil familias, que en muchos casos solamente podrán recuperar sus ahorros en el año 3.000, como reza el contrato que firmaron. La gran mayoría de los afectados no fueron informados debidamente sobre sus riesgos.

REPARTIR DOLOR

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Ahora, para dar ánimo al pueblo, nada más insólito que las palabras malditas de Alberto Ruiz-Gallardón, ministro de Justicia y ex alcalde Madrid, en el profético día 12/12/12. “Gobernar es repartir dolor”.

Las previsiones para 2014 son que España contará con siete millones de parados, o sea, casi 28% de la población activa a la puta calle. Hoy en día ―enero de 2013― son casi seis millones de parados oficiales, sin contar los que van por libre o los anti-sistema.

¿Más manifestaciones a la vista?•

Artículo publicado en:  EurolatinNews, ACPE y el periódico brasileño Sete

Estándar